Artículos, Ehretistas, Publicaciones Ehret

Arnold Ehret despues de todos estos años, por Gordon Kennedy

Escrito por Gordon Kennedy. Originalmente publicado en Just Eat An Apple , Número 8, Octubre 1999.

Gordon Kennedy

Han sido 22 veranos desde mi última visita al Gran Mausoleo en Forest Lawn Mortuary, lugar de descanso final del profesor Arnold Ehret, profesor de salud y autor del gran libro clásico de todos los tiempos, Mucusless Diet Healing System. Ahora, una vez más, estoy pasando por las puertas y conduciendo por las verdes colinas de uno de los mejores lugares de Los Ángeles. Nombres famosos como WC Fields y Louis L’Amour se muestran en algunos de los monumentos de aquí. Este es un lugar apropiado para el monumento de Ehret.

Cuando me puse en contacto con Forest Lawn me dijeron que sólo miembros de la familia estaban permitidos para el acceso en los edificios más antiguos. Les dije: “Yo soy uno de los chicos de Ehret. Y, de hecho, el profesor tiene miles de alumnos en todo el mundo”. Posteriormente hizo unas llamadas telefónicas, cogió una carta, una cita especial y un escolta, y me dejaron entrar.

Fred Hirsch

Fred Hirsch

En la primavera de 1977 visité al Sr. Fred Hirsch, fiel editor de los libros de Arnold Ehret, y el hombre quien estuvo cerca de Ehret cuando falleció.Yo tenía muchas preguntas. Incluso escribí algunas de las preguntas para no olvidarlas.

Llegué temprano en la mañana a las instalaciones de “Ehret Literatura Publishing Co.” en Beaumont, California sin una cita o contacto previo. Estaba cambiando una bombilla en mi camioneta cuando Lucille Hirsch, la esposa de Fred, apareció en la acera de la entrada y me preguntó qué necesitaba. Le dije que había venido a ver a Fred Hirsch, y tenía algunas preguntas. Ella dijo que el Sr. Hirsch es un hombre muy ocupado. Yo no tenía una cita, pero esperé fuera. Luego después se acercó a la puerta Fred de 90 años de edad y me preguntó: “¿Has venido a hablar del sistema?” Sí, por supuesto, contesté. Ven aquí por aquí, me dijo.

Certificado de Arnold Ehret para Fred Hirch

Así que pisé el interior del santuario Ehretista. En la pared había un diploma artístico que Ehret había ilustrado y presentado a Hirsch como graduado de uno de sus cursos. A la derecha del escritorio de Fred había un cofre con una foto de Paul Bragg vestido de blanco y de pie en una selva. “Bragg es un buen hombre”, bromeó Fred. “Sin embargo, él puede realmente sacar a la gente por ahí”. Hirsch me dijo que, durante las conferencias, Bragg se quitaba la ropa ante sus seguidores, flexionaba sus músculos como su mentor, MacFadden, y a veces incluso rompía una hogaza de pan blanco. En la década de los 80, Paul Bragg no tenía competencia en el campo de la salud. Hirsch me dijo que le dio permiso a Bragg para reescribir el sistema curativo por dieta amucosa de Ehret bajo el título “The Bragg Toxicless Diet Body Purification and Healing System”.

El Sr. Hirsch entonces me dio algunos antecedentes históricos de cómo se reunió con el profesor Ehret.

En 1915 Fred tenía 27 años y vendía camiones de bomberos en San Francisco. Hizo bastante dinero, pero tuvo graves problemas de salud. Los médicos le dijeron que tenía una necrosis en el tendón de Aquiles, causada por una grave infección ósea que afectó a ambos talones. Tres especialistas de hueso diferentes afirmaron que su condición era terminal, y le recomendaron la amputación de ambos pies para prolongar su vida durante unos años.

Una mujer que vivía dentro de la comunidad alemana en San Francisco le dio a Fred un artículo de un periódico alemán que hablaba de un profesor Ehret y su éxito como “sanador naturista”. Sabía inmediatamente que éste era el hombre que necesitaba ver. Fue a comprar un billete para viajar a Europa, pero alguien le dijo que Ehret vivía y daba conferencias en Los Ángeles. Así que Fred se fue a Los Ángeles.

Cuando Hirsch llegó a Los Ángeles vio que Ehret estaría hablando sobre “la salud y la uva” en el edificio Fay la noche siguiente.

El hermano de Fred lo ayudó a llegar a la conferencia de Ehret, con sus muletas, y terminaron con un asiento en primera fila. Como era de esperar, el tema de la conferencia era sobre “El Sistema Curativo por Dieta Amucosa“. Por lo que Fred era todo oídos.

El mensaje del profesor Ehret fue bastante sencillo. Afirmaba que la Naturaleza es capaz de hacer curar al individuo a si mismo y que:

“el azúcar de las frutas era el material esencial de la comida humana, que daba al cuerpo la mayor eficiencia y resistencia, y al mismo tiempo era el mejor eliminador de escoria y el agente de curación más eficiente conocido para el cuerpo humano.”

“El deseo del bebé es dulce, y demuestra que el azúcar de la fruta es la esencia de toda la dietética”, escribió Ehret.

Ehret dijo que “lo que la ciencia médica llama salud normal es de hecho una condición patológica”.

El método de Ehret de diagnóstico, aparte de la observación y el olfato, era simple: poner a una persona en dos o tres días de ayuno y esto ayudaría a indicar cuál y dónde está el problema.

Una de las observaciones más agudas de Ehret fue que cualquier medicamento o drogas que una persona había ingerido nunca fueron eliminados, pero, en cambio, fueron almacenados dentro de las células del cuerpo durante décadas. Señaló: “vi a los pacientes eliminar las drogas que habían tomado 40 años antes”.

Ehret habló contra los fertilizantes químicos y las preparaciones alimenticias sintéticas (y vitaminas). También creía que no valía la pena calcular los valores de los alimentos si el cuerpo estaba lleno de obstrucción.

La sencilla fórmula de la vida de Ehret: “V = P – O. La vitalidad es igual al poder, menos la obstrucción”, era también la fórmula para la muerte, una vez que las obstrucciones se vuelven demasiado grandes debido a la ingesta del alimento equivocado durante toda la vida.

En cuanto a la dieta, Ehret enseñó que:

“las frutas crudas y, si se desea, verduras crudas de hoja verde, forman el alimento ideal del hombre. Esa es la dieta libre de mocos, la dieta amucosa”.

El profesor Ehret trató a miles de pacientes en su sanatorio de Suiza y fue reconocido como la autoridad mundial en el ayuno y la dieta pura, libre de mucosidad.

Nacido cerca de la Selva Negra en Alemania en 1856, Ehret superó el problema cardiaco neurasténico y la enfermedad de Bright (inflamación de los riñones) con una auto aplicación del régimen de frutas y ayuno. Sus métodos curativos le trajeron fama internacional, mientras que sus contemporáneos se dividieron en dos campos: “Ehretistas” y “No Ehretistas.”

En sus libros, Ehret no temía nombrar a otros profesores de salud que, según él, simplemente no lo hacían bien: MacFadden, William Harvey, la Sra. Eddy, el Dr. Kellog, el Dr. Haigh, el Dr. Catani, el Dr. Graham , Fletcher, Schroth. Médicos y naturópatas también estaban en la lista de Ehret de practicantes mal informados.

En la lección 21 de su libro, Ehret, nombró los alimentos destructivos de la civilización: carne, huevos, leche, grasas, cereales, legumbres, patatas y arroz. Esta sección del libro fue la más poderosa, y desde entonces ha causado decenas de miles de argumentos y disputas entre los lectores.

Ehret también sentía que las nueces crudas eran buenas si se usaban con moderación, o para la construcción de músculos.

Así que Arnold Ehret fue una mezcla única de científico, bohemio, niño de flores, naturista, artista, jardinero, profeta, escritor, locutor, explorador y filósofo. Definitivamente se inclinó hacia el mesiánico.

Hirsch tira sus muletas

Ehret estaba terminando su conferencia, y tuvo problemas con unas pocas palabras debido al idioma, pero Fred Hirsch, que conocía el alemán, lo ayudó hablando en voz alta.

Cuando concluyó la conferencia, Hirsch se acercó a Ehret con sus muletas e inmediatamente le describió sus problemas. Ehret miró directamente a los ojos de Fred y juró ayudarlo.

La madre y la familia de Fred estaban cuidandole. Nunca habrían dejado a Ehret colaborar si el tratamiento de ayuno se les hubiera sido explicado. Cada día la madre de Fred preparaba tres comidas calientes, que la enfermera llevaba hasta Fred. Y tres veces al día cada bocado de estas comidas fueron al inodoro.

Así fue el ayuno de 30 días de Hisch, supervisado por Ehret. Naturalmente, 30 días después, Fred Hirsch fue sanado, no tuvo más dolor, y no más muletas.

Así comenzó la nueva vida de Fred. Se convirtió en el gerente de negocios de Ehret, y su oficina en la 6th con Ceres St. fue la sede de las clases de Ehret.

Durante los siete años siguientes, las cosas fueron muy bien para Ehret, ya que pasó un tiempo impartiendo cursos de salud.

En el viejo Los Ángeles había árboles frutales por todas partes, incluyendo naranjas, higos, aguacates y también uvas. Esto fue particularmente debido a un renacimiento hortícola masivo, gracias a Luther Burbank y los hermanos Popenoe en los jardines de la India Occidental en Altadena. Lo que también ayudó fue que, en ese momento, la Universidad de California en Los Ángeles tenía la colección más grande de frutas raras en el mundo (más tarde fue arrancado para la construcción de los edificios médicos).

En ese momento, John y Vera Richter operaban dos cafeterías de comida cruda; Uno en Olive St. y otro en Hill. Estos dos restaurantes eran probablemente una rareza en el mundo en este momento. Cabe decir que Fred y Lucille Hirsch eran clientes regulares en estos restaurantes.

El Dr. Carl Schultz, el padre de naturopatía en California, construyó sus dos sanatorios e institutos de enseñanza en Grand Ave. y Fifth St.

Ehret vivió en el monte Washington, donde cultivaba hermosos jardines para comer. Era un ser filosófico y encontraba gran placer en escribir artísticamente e ilustrar sus manuscritos y los diplomas que presentó a los graduados de sus cursos. Gran parte de su tiempo se pasaba solo pensando y escribiendo.

10 de octubre de 1922

En una noche de Los Ángeles, tan pesada que no se podía ver más allá de su brazo, el profesor Ehret acababa de terminar una serie de cuatro conferencias sobre “La salud a través del ayuno” en la sala de reuniones del Hotel Ángeles entre la 5ª y la calle Spring. Una mujer se acercó a Ehret y le preguntó si podía tomar un vaso de jugo de naranja con ella en un restaurante cercano, con su intención de reducir el costo de un próximo curso.

Ehret tuvo la suficiente simpatía como para escucharla y tal vez darle su deseo. Hirsch sin embargo sentía que era injusto para algunos de los otros alumnos que habían pagado la cuota de $ 100, bastante dinero para 1922. Las conferencias gratuitas llenaron la sala de reunión cada noche y la respuesta fue excelente.

Hirsch estaba diciendo no a la mujer, pero Ehret estuvo de acuerdo y caminaron por Olive St. para buscar una cafetería abierta. La mujer corrió a comprobar si estaba alguna abierta, entonces ella gritó: “Aquí profesor, dese prisa, esta permanecerá abierta para nosotros.”

En esos días la gran afluencia de vehiculos filtraron una cantidad importante de aceite sobre la zona pavimentada en frente del “White Garage” en la calle Oliva, que esta en su totalidad fue también empapada de aceite y ademas humedecida debido a la niebla pesada de esos dias. Hirsch estaba ligeramente adelantado cuando se volvió para tomar el codo del hombre que había salvado su vida siete años antes… pero el profesor Ehret estaba tirado de espaldas junto a la acera. Ehret llevaba zapatos nuevos y su pie resbaló sobre el aceite derramado por los automóviles. Había caído sin hacer ningún ruido. En esta caída, la base de la cabeza de Ehret se golpeó con la parte del bordillo que daba junto a la calzada.

Fred Hirsch cayó al lado de Ehret para dar primeros auxilios mientras la mujer pedía ayuda. La ambulancia llegó rápidamente desde el cercano Hospital de Emergencias del Departamento de Policía ubicado en la 3rd con Hill. El médico que los recibió echó una mirada rápida al profesor Arnold Ehret y dijo: “Este hombre está muerto“.

Certificado de defunción del prof. Arnold Ehret

Ehret no dejó dinero ni familia en América. Hirsch ordenó un informe médico. Ehret fue incinerado al día siguiente, algo que Hirsch sabía que era un deseo del profesor. Hirsch y el grupo local de Ehretistas, que veían a Ehret como una especie de profeta, fueron juntos a recoger unas flores silvestres para su tumba.

Beaumont

Durante los siguientes 65 años, Fred Hirsch y su esposa, Lucille, trabajaron duro publicando las obras de Ehret, eventualmente trasladándose a Cherry Valley un lugar sin contaminación cerca de Beaumont, California. Durante muchos años Hirsch asumió la pérdida de 10 a 15 centavos en cada libro, pero aun así él quiso mantener el mensaje de Ehret ante el público. Después de todo, esto era una causa, no un negocio de beneficio.

Durante los primeros años Hirsch fue objeto de hostigamiento regular por parte de las autoridades médicas, que se resintió del uso de la palabra “moco” en los libros de Ehret. Él estuvo juzgado durante años y me dijo que también había visitado la cárcel por algo relacionado con la negligencia.

Hirsch dijo: “No puedo decirte que beba un vaso de agua sin tener problemas”. Hirsch explicó que las autoridades también estaban disgustadas por los ensayos de Ehret sobre el sexo y la maternidad, algo que sentia que la America-post Victoriana no quería escuchar, y mucho menos aceptar.

Un momento muy emocionante vino cuando mencioné un artículo reciente en “Readers Digest” sobre el ayuno. Hirsch dijo que había visto el artículo y estaba absolutamente extasiado de que un artículo positivo sobre el ayuno llegará finalmente a una gran audiencia tan dominante.

Hirsch dijo que tenía una enorme colección de cartas y testimonios de personas de todo el mundo que habían leído los libros de Ehret.

En sus archivos personales, Fred también tenía el manuscrito para un libro que Ehret escribió sobre Cristo, que nunca fue publicado debido al polémico asunto que generaría.

Fred también habló con Ehret para cortarle el pelo largo y recortar la barba. El público estadounidense de la década de 1920, al parecer, no estaba listo para el radical estilo “naturmensch” (hombre natural), popular en Alemania y Suiza en el cambio de siglo.

Unas pocas semanas antes de que hablara con Hirsch, el autor sudafricano de la salud, Morris Krok, había estado sentado en la misma silla que yo hablando de muchos de estos detalles con Hirsch. De hecho, había habido un flujo enorme de nuevos buscadores de información desde mediados de los años sesenta, todos con preguntas sobre el profesor Ehret.

Una gran parte de las conferencias de Ehret en Los Ángeles fueron atendidas por “groupies de salud”, mujeres que habían leído todos los libros del profesor Ehret y lo siguieron a conferencias y clases. Ehret y su contemporáneo, Bernarr Macfadden, fueron indudablemente los primeros “gurús de la salud” de América … MacFadden el cuerpo, y Ehret la mente.

Durante la administración de Reagan en los años 80 una revista vegetariana preguntó a la hija de los presidentes, Patty, que de donde sacaba sus inspiraciones en los temas de salud. Sin dudar, ella respondió: “Para la dieta, Arnold Ehret.”

Dave Otto “el hombre de jugo”, propietario del “Beverly Hills Juice Club” tiene un hijo de 17 años que llamó “Ehret”.

Durante dos años y medio, a mediados de la década de 1970, cuando viajé hasta Ecuador, Florida, Canadá y las islas Hawaianas, no era raro conocer personas cuyas vidas personales fueron cambiadas más por los escritos de Ehret que por cualquier otra cosa, incluyendo influencias tales como la familia, la educación, los compañeros, la iglesia, los medios de comunicación. Algunos habían leído sus libros más de 25 veces.

Hirsch también mencionó que el manuscrito del “Sistema Curativo por Dieta Amucosa” se completó sólo dos semanas antes de la muerte de Ehret.

Nicho 1096

Urna con las cenizas de Ehret

Con una flor y una cámara entré en el Gran Mausoleo. Pasamos a través de una docena de estatuas desnudas de mármol, luego desbloqueamos la gran puerta de hierro, bajamos varios tramos de escaleras y mi escolta dijo: “Está en algún lugar de aquí abajo”. Todavía me sorprende que entre las miles de criptas y monumentos presentes, algunos tan altos como el techo, me tomó sólo cuatro segundos para localizar la urna del profesor Arnold Ehret.

En el centro de una enorme pared, detrás de una vitrina, se veía una bellota de bronce del tamaño de una pelota de fútbol, ​​montada sobre una roca de granito. En la superficie de la bellota estaba un relieve de una imagen muy agradable de Ehret junto con las fechas de su nacimiento y muerte. Estos son los únicos restos físicos que quedan del filósofo alemán que destruyó la civilización occidental con 25 capítulos y generó una nueva subcultura en California, y continuó a todos los puntos del planeta.

Vitrina donde esta alojada la urna de Ehret

Reconocimiento

Hace mas de 77 años, el Dr. Benedict Lust, el padre de la naturopatía en Estados Unidos, dijo que Ehret obtendría el más grande reconocimiento por su experiencia con la dieta, y que había dado al mundo más que todas la sabiduría de los demás expertos juntos.

Tal vez a través de sus descendientes, incluyendo a Richter, Bragg, Shelton, Blackmer, Lovewisdom, Krok, Aterhov, Wigmore, Kulvinskas y Wolfe, Arnold Ehret ha logrado transmitir sus enseñanzas. Con sus libros de salud en la parte superior de las listas de los más vendidos, sólo el tiempo dirá si la predicción del Dr. Lust se puede llegar a hacer realidad.

California era el lugar perfecto en América para que Ehret introdujera su filosofía, se adelantó 100 años en el tiempo. Incluso los peores críticos de Ehret tendrían que admitir que el número de personas seriamente interesadas en la estricta dieta de frutas y verduras ha crecido un millón de veces desde 1922. Y Arnold Ehret es el mayor influyente en estas personas.

Su mejor amigo, Fred Hirsch, tenía esto para decir:

“Las enseñanzas de Ehret respecto a su filosofía son básicamente el amor por la NATURALEZA, así mismo: el amor de todo en el aire libre. El amor de las flores y los árboles, el amor de todos los pájaros y animales. Ehret amaba tanto el sol como la lluvia, el frío y el calor, los días brillantes y los días nublados. Y sinceramente enseñó que debemos sentirnos orgullosos de nuestros propios cuerpos físicos, LIMPARLO tanto interna como externamente”.

Fred Hirsch merece la mayor parte del crédito por promover el mensaje de Ehret.

Algunos amigos y yo buscamos en Internet páginas web sobre Arnold Ehret la otra noche. No tardó mucho en que los penetrantes ojos del profesor nos miraran desde la pantalla del ordenador. Gracias a la Primera Ley de la Naturaleza y a algunos otros grupos, hay una nueva generación de buscadores de salud que descubren los archivos de Arnold Ehret.

Todos somos responsables ante las leyes naturales, leyes inmutables que nunca cambian. El profesor Ehret comprendió estas leyes y expresó sus ideas sobre ellas en libros que eran completamente diferentes de cualquier otros que escribieron antes de él. He mirado duro, pero he sido incapaz de encontrar algo comparable a la enseñanza de Ehret en esa misma época.

A medida que el siglo XX llega a su fin, una lectura de 100 años de literatura sobre salud revela cientos de miles de manuales mediocres, unas pocas docenas de clásicos, pero sólo un puñado de obras maestras.

En sus 56 años en esta tierra, el profesor Arnold Ehret escribió varias obras maestras sobre la salud y avanzó la ciencia de la nutrición y la salud más que cualquiera de sus contemporáneos, y la mayoría de sus descendientes.

Un día, en las décadas venideras, la historia recordará a Arnold Ehret, no como el peludo profesor alemán con una filosofía excéntrica de la dieta… sino como el genio visionario y el arquitecto para una civilización futura sin enfermedad, el hombre que tenía razón cuando el la comunidad científica se estancó en sus doctrinas y sus ganancias.

Setenta y siete años después de su muerte, a través de las guerras, la superpoblación, la medicina y el moco, el médico de la “comida solar” original está resucitando una vez más… Arnold Ehret sigue estando después de todos estos años.

Gordon Kennedy.
Con agradecimiento especial a Fred Hirsch, Timothy Fitzgerald, Sylvia Saltman y Joshua Rainbow.

Traducido al español por David Gil.