Artículos, Publicaciones Ehret

El Sistema Curativo por Dieta Amucosa – Artículo leido en la Convención Asociación Americana de Naturopatía 24-09-1920

El Sistema Curativo por Dieta Amucosa.

Mientras estaba activamente ocupado enseñando su sistema en California, el profesor Ehret fue invitado a enviar un artículo para ser leído en la 24ª Convención Anual de la Asociación Americana de Naturopatía por su presidente el Dr. Benedict Lust. Este importante artículo, leído a los delegados el 24 de septiembre de 1920 en el Hotel Commodore en la ciudad de Nueva York es ahora dado a conocer por primera vez.

Señoras y Caballeros:

Se me ha sugerido que envíe un pequeño esbozo de mi Sistema para ser leído en esta convención, y me complace mucho cumplir con la sugerencia.

Desde el comienzo de la Curación Natural Sin Drogas o movimiento Naturopático, se ha aceptado que la enfermedad, independientemente de sus síntomas, consiste en un obstáculo constitucional de un material generalmente conocido como sustancia extraña. Por consiguiente, la curación natural consiste en métodos de tratamiento para eliminar este material productor de enfermedad, y detener su fuente. Es evidente de dónde procede este material productor de enfermedad, y es el inservible residuo del alimento comido, ya sea de comer demasiado o de comer alimentos perjudiciales o de ambas cosas.

La Naturopatía ha prestado cierta atención a la regulación de la dieta pero no ha reconocido que en el alimento están los principios y elementos básicos y fundamentales tanto de la salud como de la enfermedad. En otras palabras la ciencia de la Curación Sin Drogas aún no ha explicado suficientemente del todo que la causa fundamental de la enfermedad, este material extraño, son los elementos alimenticios sin digerir, sin eliminar y descompuesto del comer equivocado y excesivo. En consecuencia, es más importante, razonable y evidente, que el principal factor de la curación sin drogas debe consistir en la dietética, y esto incluye ayunos inteligentemente conducidos, especialmente si el exceso de comida es la principal causa de la enfermedad del paciente.

Es un “secreto a voces” que la dieta es el punto débil de los médicos quiroprácticos, porque la ciencia de la curación sin drogas carece de un sistema dietético basado en principios científicos fundamentales y en hechos lo suficientemente completo como para ser usado en todas las condiciones patológicas. El “Sistema Curativo por Dieta Amucosa” satisface completamente estas dos demandas, ya que ha demostrado ser válido en mi práctica en Europa y en este país durante un período de más de 15 años, como el principal factor de curación. Funciona en el cuerpo humano de modo idéntico a como lo hace la auto-curación instintiva en el animal. Esto demuestra sin duda alguna que es el único proceso curativo natural del cuerpo por sí mismo. Este sistema está basado en mi teoría del moco, ahora un hecho bien demostrado, y deja claros los antiguos misterios de todo tipo de enfermedad. El material causante de enfermedad es en la mayoría de los casos un semilíquido en descomposición digerido parcialmente, u en ese estado se conoce generalmente como moco. Es fácilmente comprobable y demostrable que todas las personas que viven con una dieta mixta o con una dieta vegetariana feculenta tiene un sistema más o menos obstruido por moco, ya esté sano o enfermo. Este fundamento causa de toda enfermedad acontece desde la infancia e incluso antes, si se come carne animal, productos alimenticios animales, grasas y alimentos feculentos. Desde hace mucho tiempo se ha reconocido por los estudiantes y los científicos que estos alimentos no son adecuados para la humanidad, ya que la mayor parte no se puede digerir completamente, actuando sobre ellos los jugos gástricos formando un moco tóxico que se descompone, fermenta, produce gas, acidosis y muchos tipos de toxinas, y tiene un estado mucilaginoso y pegajoso obstruyendo la circulación, por lo que el cuerpo necesita un choque como un “resfriado” para empezar a eliminarlo parcialmente. Si se recurre a tratamientos físicos, estos solo pueden eliminarlo parcialmente, mientras no se detenga el aporte a través de un cambio de los alimentos formadores de moco y de la sobrealimentación. Por lo tanto es razonable, natural y evidente que el causante de la enfermedad debe ser detenido si quiere tener un completo éxito de los tratamientos físicos.

Ayunar y comer menos es la única manera de controlar la sobrealimentación, y los alimentos no formadores de moco deben reemplazar a los formadores de moco, productores de enfermedades. Yo no inventé ni comencé el ayuno o el uso de una dieta de frutas o una dieta mejorada, ya que son bien conocidos y utilizados desde hace tiempo como buenos factores de la naturopatía, pero lo que sí hice fue comenzar un sistema completamente nuevo de combinarlos como método sistemático curativo, bautizándolo el “Sistema Curativo por Dieta Amucosa”, después de que mi “teoría del moco” se haya convertido en un hecho bien demostrado como siendo el factor más importante de la causa fundamental de toda condición patológica. Ni el ayuno ni la dieta de frutas han sido usados en estricta conformidad con la condición del paciente, pero al combinarlos como una “Depuración Sistemática” el éxito es notable y satisfactorio.

La gran diferencia entre una dieta de curación y una dieta de alimentación parece ser casi desconocida para ambos, practicantes y legos. La fruta es la dieta ideal, práctica y natural de la humanidad, para la nutrición, pero la Dieta Amucosa es una dieta de curación y consiste en frutas crudas y cocidas, verduras de hoja y sin almidón y cereales pobres en moco especialmente preparados. No es necesario un diagnóstico especial o médico, pero la cantidad de carga de moco y la actividad de sus toxinas es de principal importancia, y a continuación, el grado en el que la carga del individuo ha afectado su energía vital. Tanto si el paciente es capaz de trabajar y desea hacerlo como si está más gravemente incapacitado depende de la velocidad de eliminación, y esto depende del grado de debilidad y sensaciones perturbadoras mientras la cura se desarrolla y que puede ser fácilmente controlada y regulada.

Las toxinas del moco rebajan químicamente la acción de los sistemas nervioso y muscular; y ver cómo estas condiciones afectan a las funciones orgánicas y perjudican la vitalidad, en cada caso individual, es el diagnóstico.

Es una idea errónea que solo la sangre está afectada, sucia, llena de moco y sus toxinas, pues el cuerpo entero lo tiene almacenado en sus tejidos más profundos. La cantidad de moco es mucha más de la esperada, por lo tanto cuando se disuelve y se desprende por la dieta amucosa, se debe tener cuidado de no hacerlo demasiado rápido ni en demasía, pues esto obstruiría el sistema excretor, afectando la vitalidad que ya está debilitada, causando un estado grave; incluso puede ocurrir la muerte. Esto es importante y explica por qué los ayunos largos o ayunos sin la debida preparación y los intentos de curación con una dieta radical de frutas, a menudo fallan. Mi diagnóstico es una conclusión de mi conocimiento de los mencionados puntos, junto con el aspecto general de la persona, así como a la rapidez con que puede hacer la disolución de su almacenado de moco, y a continuación aconsejar una dieta de transición que realizará un cambio gradual desde sus alimentos formadores de moco a la plena acción de la dieta amucosa. Tan pronto como la mayor parte del “depósito” de moco es disuelto y eliminado, una estricta dieta amucosa es aconsejable y si es necesario puede ser combinada con ayunos largos o cortos de acuerdo al estado del paciente.

Debe prestarse especial atención a los movimientos intestinales, al ser los principales órganos de eliminación de los residuos. Se pueden utilizar medios artificiales en forma temporal, por arriba y por abajo, pero la dieta amucosa es el único limpiador completo y perfecto que disuelve el moco seco que se pega a las paredes interiores de los intestinos y el colon; y también provee a la sangre con los elementos apropiados que disuelven el moco que está almacenado en las paredes del tubo digestivo y que detiene su acción peristáltica. Realizar esto es la acción culminante en la cura de la constipación, y que ningún otro alimento o laxante ha conseguido realizar nunca.

Las frutas de la dieta amucosa proveen a la sangre con los mejores elementos nutritivos así como con disolventes, y las verduras de hojas sin almidón proporcionan no solo las adecuadas sales minerales, sino también los últimos descubrimientos de los mejores alimentos vitamínicos con vitaminas A, B y C solubles en agua y grasa, sean lo que sean estos misteriosos infinitesimales materiales, y sus fibras proporcionan una escoba para barrer el canal intestinal.

Los valores nutritivos de la dieta amucosa son superiores a los de cualquiera otros alimentos. Esto queda bien demostrado por los resultados y por las tablas de análisis estándar cuando son bien interpretados. Sus valores curativos y nutritivos fueron descubiertos en este país (EEUU) y en Europa más o menos al mismo tiempo. Yo hice el descubrimiento durante mi larga experiencia, pruebas y experimentos que abocaron en mi cura, de que los carbohidratos del azúcar de uva eran la fuente de la vitalidad y de la energía vital y no las proteínas. En 1909 escribí un artículo para las revistas europeas de salud DE-NUN-CIAN-DO la teoría metabólica y en 1912 me enteré de que el Dr. Thomas Powell de Los Ángeles hizo los mismos descubrimientos y estaba realizando notables curaciones usando alimentos conteniendo lo que él llamaba “Carbón Organizado”, que es el mismo ingrediente alimenticio que se desarrolla dentro del azúcar de uva durante la digestión.
El cuerpo humano tiene kilómetros y kilómetros de pequeños y casi invisibles tubos a través de los que circula la sangre igual que lo hace el agua en un motor de agua. Si el torrente sanguíneo contiene moco pegajoso proveniente de la mala alimentación, la máquina corporal debe ponerse a funcionar y trabajar bajo una continua fricción como un coche ralentizado por aplicar el freno. Esto explica el desde hace mucho tiempo existente misterio de la debilidad y también el de la hipertensión arterial y el de la alta temperatura de la fiebre y de la inflamación. Durante el proceso de la curación por el Sistema de Dieta Amucosa, ocurre la misma fricción, debido a que el moco es disuelto y conducido al interior del torrente sanguíneo. Pero sucede de forma periódica, porque el flujo sanguíneo no puede transportarlo todo de una vez.

El ayuno moderno y la dieta de frutas han estado siendo usados de manera aficionada y sin ningún sistema, y por lo tanto han fracasado en la mayoría de los casos. Esta puede ser la causa por la cual la Naturopatía aún no ha prestado plena atención, ni se ha dado plena cuenta, del gran valor e importancia de estos dos factores de curación natural.

El Sistema Curativo por Dieta Amucosa ha sido exhaustivamente probado y su superioridad bien demostrada por mi éxito aconsejando el procedimiento en miles de casos, la mayoría de ellos habiendo sido declarados incurables. Consistían en parálisis, ceguera, sordera, epilepsia, tuberculosis, diabetes, etc.; la escuela  en la que adquirí el conocimiento y en la que me gradué, fue curando mi propio caso de “Enfermedad de Bright”. No solo me curé completamente en lo físico, sino  que el mental se liberó del depresivo y entorpecedor efecto de los desechos de la mala alimentación y el resultado fue una nueva vida. Fue hallada la única prevención real para la enfermedad y una nueva salud previa a una mayor eficiencia, fuerza y resistencia. Esta Nueva Salud no es solo física, sino mental y espiritual. La mente no solo se abrió a la más alta concepción de mejoría para uno mismo y para toda la humanidad, sino que hay buna iluminación espiritual que revela una posibilidad de logro casi indescriptible.

Durante los años en que intentaba salvar mi propia vida hará unos 20 años atrás, intenté casi todos los tratamientos sin drogas que existían con buenos alivios en la mayoría de los casos, pero me desanimaba tras cada uno de ellos cuando comprobaba que no estaba curado. No, hasta que combiné ayuno con dieta de frutas y verduras bajo mi propia responsabilidad y de lo que aprendí lo logré. En los miles de casos que aconsejé desde entonces encontré que el factor educacional es importante, que la curación se realiza por los procesos auto-curativos de la Naturaleza y en cómo son mejor asistidos. El sistema curativo debe ser variado y adaptado a cada caso individual. El practicante debe tener un conocimiento práctico de cada detalle y exhibir en su propia persona los resultados de una perfecta curación.

Si usted piensa que la gente enferma no quiere renunciar a sus “Buenas Comidas”, mi experiencia muestra que ello depende de cómo están de enfermas y de qué han probado para obtener una “curación”, y que si se convencen de que nuestro Sistema es el mejor o el único que puede curarles realmente, el cambio se lleva fácilmente a cabo y la euforia de los beneficios los convierte en fieles adeptos y en muy fervorosos defensores.

Depende muchísimo del asesoramiento del practicante, de cómo se hace el cambio durante la transición, y de las combinaciones de los alimentos, pues una dieta que no es deleitosa no es una dieta curativa. La dieta amucosa cambia el gusto y quita el deseo por los alimentos malos y estimulantes en favor de los verdaderamente sanos y nutritivos.

El hecho importante es este: que toda enfermedad crónica, que ningún otro tipo de tratamiento puede curar, es pronto beneficiada por el Sistema Curativo por Dieta Amucosa, y completamente curado si el caso es mínimamente curable. Este sistema combina satisfactoriamente con todo tipo de tratamientos físicos, haciendo esto usted conseguirá tratamientos más rápidos y satisfactorios, aumentará sus ingresos y contribuirá a conducir a la Naturopatía al victorioso éxito que sus principios naturales y su aplicación merecen.

La Naturopatía debe combatir el mayor mal de la humanidad, que es la ignorancia, y las enfermedades que derivan de ella, y también otros cultos que proporcionan alivio temporal y finalmente dejan al paciente peor que antes pero pretenden haberlo curado. Sumado a esto está el Pulpo del Consorcio Médico con sus tentáculos tratando de estrangular a todo tipo de curación salvo su propia marca engañosa y desastrosa. Su actual posición dominante hace que las consecuencias sean problemáticas salvo que la Naturopatía tenga mayor éxito. ¿Podremos sumar a lo que está demostrando ser un más completo conocimiento de los principios y métodos de la Naturaleza, y llevar a la humanidad su redención de las enfermedades y males de la (así llamada) “civilización moderna” y a la Terapia Natural una gloriosa victoria?