Blog

La alimentación de Jesús y de los Esenios. Las enseñanzas para alcanzar la purificación a través de la dieta y el ayuno.

¡Si se necesitan pruebas de que las enseñanzas de la Dieta Amucosa están estrechamente alineadas con las enseñanzas de Cristo, basadas en las leyes de la naturaleza, sin duda que esta es una prueba muy convincente! ¡Pues actúa hoy día con la misma absoluta seguridad con la que funcionaba hace 2000 años! – Arnold Ehret.

A los que estudiamos la vida de Arnold Ehret nos impresionó conocer los escritos de los Esenios, siendo estos influenciados directamente por Jesús de Nazaret. Dichos escritos tienen mucha similitud con los métodos de limpieza que Ehret aplicaba y tiene bien desarrollados en sus obras. Incluso él menciona a Jesús en varias ocasiones en varios de sus libros. Por este motivo vamos a detallar y a tener presentes los métodos usados por estos hombres remotos hace ya unos 2000 años y también en un próximo articulo os mostraremos donde Ehret cita a Jesús y que opina de Él.

Un culto religioso que existió durante la época de Cristo era conocido como los “Esenios” y los miembros practicaban el ascetismo, sobre todo en la dieta. Eran principalmente frugívoros y eran considerado como “hombres santos” debido a su sabiduría. Durante sus raras visitas a los pueblos eran recibidos de la manera más cordial y eran muy respetados por todos en la comunidad por el reconocimiento de sus logros académicos. Consultados y buscados después para dirección y consejo en todos los asuntos importantes, su amistad era muy apreciada por todos. ¡Se dice que Cristo durante Su juventud fue enseñado y recibió Su educación de ellos, lo que indudablemente explica Su profundo conocimiento de las Sagradas Escrituras ejemplificadas en todos Sus mensajes, que ahora se han extendido por todo el mundo! Cristo era ante todo un médico, pero no por los milagros que Él realizaba en los enfermos, sino por Sus enseñanzas de las leyes naturales de la curación, es decir, ayuno y dieta, los alimentos divinos, las frutas y las verduras naturales de hoja verde sin almidón. – Arnold Ehret.

Si bien leéis el “Evangelio de los Esenios”, traducción directa del arameo de las palabras de Jesús, tal y como fueron anotadas por su discípulo Juan, publicado por primera vez en 1978 gracias al Dr Edmond Bordeaux Székely, se puede apreciar perfectamente que trata sobre las enseñanzas que Jesús ofrecía para la limpieza total del organismo a través del ayuno, la abstinencia y la frugalidad. En estos escritos aparecen las pautas correctas a seguir para librarse de “satanás”. Él llama satanás no a un ente invisible o a un espíritu de las tinieblas, sino a la enfermedad, a la causante del sufrimiento, del dolor, de las mas horribles sensaciones físicas y mentales que han estado acosando al organismo desde aquel tiempo en el que salimos del Paraíso, aquel tiempo en el que no existía la enfermedad y donde la felicidad era plena.

El Camino hacia la Verdad.

Nosotros recomendamos leer por completo la obra de “El Evangelio de los Esenios” para que entendáis en su totalidad el conjunto de estas enseñanzas. Aquí vamos a intentar resumir las pautas que Jesús aplicaba a sus enfermos y a los que querían ser conocedores de la Verdad.

Si soy estudiosos, practicantes y seguidores de las enseñanzas de Arnold Ehret, todas estas pautas os serán fácilmente comprendidas y os resultaran muy familiares. Vais a ver como Jesús habla del ayuno, los baños de aire, baños de sol, enemas, de qué comer, cuando comer y comó comer, habla también del descanso, e incluso de los desechos alojados en los intestinos y en otras cavidades del organismo. Como ya os decíamos al principio, si nunca antes habéis oído hablar de los esenios, os sorprenderá tanto como a nosotros nos sorprendió el conocer como hace ya 2000 años, a través de la dieta, el ayuno y otras herramientas, se alcanzaba la felicidad, la limpieza total del organismo, el retorno a un cuerpo edénico.

Pautas para alcanzar la purificación del cuerpo según los esenios.

Y Jesús dijo:

En verdad os digo que Dios y sus leyes no se encuentran en lo que vosotros hacéis. No se hallan en la glotonería, ni en la borrachera, ni en una vida desenfrenada, ni en la lujuria, ni en la búsqueda de la riqueza, ni mucho menos en el odio a vuestros enemigos. Pues todas estas cosas están lejos del verdadero Dios y de sus ángeles. Todas estas cosas vienen del reino de la oscuridad y del señor de todos los males. Y todas estas cosas las lleváis en vosotros mismos; y por ello la palabra y el poder de Dios no entran en vosotros, pues en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu habitan todo tipo de males y abominaciones. Si deseáis que la palabra y el poder del Dios Vivo penetren en vosotros, no profanéis vuestro cuerpo ni vuestro espíritu; pues el cuerpo es el templo del espíritu, y el espíritu es el templo de Dios. Purificad, por tanto, el templo, para que el Señor del templo pueda habitar en él y ocupar un lugar digno de él.

Ayuno.

Y Jesús dijo:

Renovaos y ayunad. Pues en verdad os digo que Satán y sus plagas solamente pueden ser expulsados por medio del ayuno y la oración. Id por vuestra cuenta y ayunad en solitario, sin descubrir vuestro ayuno a hombre alguno. El Dios Vivo lo verá y grande será vuestra recompensa. Y ayunad hasta que Belcebú y todos sus demonios 2 os abandonen y todos los ángeles de nuestra Madre Terrenal vengan a serviros. Pues en verdad os digo que a no ser que ayunéis, nunca os libraréis del poder de Satán ni de todas las enfermedades que de Satán vienen. Ayunad y orad fervientemente, buscando el poder del Dios vivo para vuestra curación. Mientras ayunéis, evitad a los hijos de los hombres y buscad los ángeles de nuestra Madre Terrenal, pues quien busca hallará.

Baños de aire.

Y Jesús dijo:

“Buscad el aire fresco del bosque y de los campos, y en medio de ellos hallaréis el ángel del aire. Quitaos vuestro calzado y vuestras ropas y dejad que el ángel del aire abrace vuestro cuerpo. Respirad entonces larga y profundamente, para que el ángel del aire penetre en vosotros, En verdad os digo que el ángel del aire expulsará de vuestro cuerpo toda inmundicia que lo profane por fuera y por dentro. Y así saldrá de vosotros toda cosa sucia y maloliente, igual que el humo del fuego asciende en forma de penacho y se pierde en el mar del aire. Pues en verdad os digo que sagrado es el ángel del aire, quien limpia cuanto está sucio y confiere a las cosas malolientes un olor agradable. Ningún hombre que no deje pasar el ángel del aire podrá acudir ante la faz de Dios. Verdaderamente, todo debe nacer de nuevo por el aire y por la verdad, pues vuestro cuerpo respira el aire de la Madre Terrenal, y vuestro espíritu respira la verdad del Padre Celestial.

Limpieza externa.

Y Jesús dijo:

Después del ángel del aire, buscad el ángel del agua. Quitaos vuestro calzado y vuestras ropas y dejad que el ángel del agua abrace todo vuestro cuerpo. Entregaos por entero a sus acogedores brazos y, así como el aire penetra en vuestra respiración, que el agua penetre también en vuestro cuerpo. En verdad os digo que el ángel del agua expulsará de vuestro cuerpo toda inmundicia que lo mancille por fuera y por dentro. Y toda cosa sucia y maloliente fluirá fuera de vosotros, igual que la suciedad de las vestiduras, lavada en el agua, se va y se pierde en la corriente del río. En verdad os digo que sagrado es el ángel del agua que limpia cuanto está sucio, y que confiere a todas las cosas malolientes un olor agradable. Ningún hombre a quien no deje pasar el ángel del agua podrá acudir ante la faz de Dios. En verdad que todo debe nacer de nuevo del agua y de la verdad, pues vuestro cuerpo se baña en el río de la vida terrenal y vuestro espíritu se baña en el río de la vida eterna. Pues recibís vuestra sangre de nuestra Madre Terrenal y la verdad de nuestro Padre Celestial.

Enemas.

Y Jesús dijo:

Pero no penséis que es suficiente que el ángel del agua os abrace sólo externamente. En verdad os digo que la inmundicia interna es, con mucho, mayor que la externa. Y quien se limpia por fuera permaneciendo sucio en su interior, es corno las tumbas bellamente pintadas por fuera, pero llenas por dentro de todo tipo de inmundicias y de abominaciones horribles. Por ello, en verdad os digo, que dejéis que el ángel del agua os bautice también por dentro, para que os liberéis de todos vuestros antiguos pecados, y para que asimismo internamente seáis tan puros como la espuma del río jugueteando a la luz del sol.

Buscad, por tanto, una gran calabaza con el cuello de la longitud de un hombre; extraed su interior y llenadla con agua del río caldeada por el sol. Colgadla de la rama de un árbol, arrodillaos en el suelo ante el ángel del agua y haced que el extremo del tallo de la calabaza penetre vuestras partes ocultas, para que el agua fluya a través de todos vuestros intestinos. Luego, descansad arrodillándoos en el suelo ante el ángel del agua y orad al Dios vivo para que os perdone todos vuestros antiguos pecados; y orad también al ángel del agua para que libere vuestro cuerpo de toda inmundicia y enfermedad, Dejad entonces que el agua salga de vuestro cuerpo, para que se lleve de su interior todas las cosas sucias y fétidas de Satán. Y veréis con vuestros ojos y oleréis con vuestra nariz todas las abominaciones e inmundicias que mancillaban el templo de vuestro cuerpo; igual que todos los pecados que residían en vuestro cuerpo, atormentándoos con todo tipo de dolores, En verdad os digo que el bautismo con agua os libera de todo esto. Renovad vuestro bautismo con agua todos los días durante vuestro ayuno, hasta el día en que veáis que el agua que expulsáis es tan pura como la espuma del río. Entregad entonces vuestro cuerpo a la corriente del río y, una vez en los brazos del ángel del agua, dad gracias al Dios vivo por haberos librado de vuestros pecados. Y este bautismo sagrado por el ángel del agua es el renacimiento a la nueva vida. Pues vuestros ojos verán a partir de entonces y vuestros oídos oirán. No pequéis más, por tanto, después de vuestro bautismo, para que los ángeles del aire y del agua habiten eternamente en vosotros y os sirvan para siempre.

Baños de Sol

Y Jesús dijo:

Y si queda después dentro de vosotros alguno de vuestros antiguos pecados e inmundicias, buscad al ángel de la luz del sol. Quitaos vuestro calzado y vuestras ropas y dejad que el ángel de la luz del sol abrace todo vuestro cuerpo. Respirad entonces larga y profundamente para que el ángel de la luz del sol os penetre. Y el ángel de la luz del sol expulsará de vuestro cuerpo toda cosa fétida y sucia que lo mancille por fuera y por dentro. Y así saldrá de vosotros toda cosa sucia y fétida, del mismo modo que la oscuridad de la noche se disipa ante la luminosidad del sol naciente. Pues en verdad os digo que sagrado es el ángel de la luz del sol, quien limpia toda inmundicia y confiere a lo maloliente un olor agradable. Nadie a quien no deje pasar el ángel de la luz del sol podrá acudir ante la faz de Dios. En verdad que todo debe nacer de nuevo del sol y de la verdad, pues vuestro cuerpo se baña en la luz del sol de la Madre Terrenal, y vuestro espíritu se baña en la luz del sol de la verdad del Padre Celestial.

¿Qué, cómo y cuando comer?

Y Jesús dijo:

No matéis, ni comáis la carne de vuestra inocente presa, no sea que os convirtáis en esclavos de Satán. Pues ése es el camino de los sufrimientos y conduce a la muerte. Sino haced la voluntad de Dios, de modo que sus ángeles os sirvan en el camino de la vida. Obedeced, por tanto, las palabras de Dios: “Mirad, os he dado toda hierba que lleva semilla sobre la faz de toda la tierra, y todo árbol, en el que se halla el fruto de una semilla que dará el árbol. Este será vuestro alimento”.

Comed, pues, siempre de la mesa de Dios: los frutos de los árboles, el grano y las hierbas del campo, la leche de los animales 2 , y la miel de las abejas.

No cocinéis ni mezcléis todas las cosas unas con otras, o vuestros intestinos se convertirán en ciénagas humeantes. Pues en verdad os digo que esto es abominable a los ojos del Señor.

Y no seáis como el sirviente avaricioso que comía siempre de la mesa de su señor la ración de otros. Y todo lo devoraba y lo mezclaba en su glotonería. Y viendo aquello, su señor se encolerizó con él y le expulsó de la mesa. Y cuando todos acabaron su comida, mezcló cuanto quedó en la mesa y llamó al glotón sirviente, y le dijo: “Toma y come esto junto a los cerdos, pues tu lugar está entre ellos, y no en mi mesa”.

Contentaos con dos o tres tipos de alimento, que siempre hallaréis en la mesa de nuestra Madre Terrenal.

Y cuando comáis, no comáis hasta no poder más. Huid de las tentaciones de Satán y escuchad la voz de los ángeles de Dios. Pues Satán y su poder os tentarán siempre a que comáis más y más. Pero vivid por el espíritu y resistid los deseos del cuerpo. Y que vuestro ayuno complazca siempre a los ángeles de Dios. Así que tomad cuenta de cuanto hayáis comido cuando os sintáis saciados y comed siempre menos de una tercera parte de ello.

Que el peso de vuestro alimento diario no sea menos de una mina, pero vigilad que no exceda de dos.

Comed tan sólo cuando el sol esté en lo más alto de los cielos, y de nuevo cuando se ponga.

No comáis alimentos impuros traídos de países lejanos, sino comed siempre cuanto produzcan vuestros árboles. Pues vuestro Dios sabe bien lo que os es necesario, y dónde y cuándo.

Iyar = Abril – Mayo: Comed cebada.
Sivan = Mayo – Junio: Comed la más perfecta de las hierbas que dan semilla. Y que vuestro pan de cada día sea hecho de trigo*.
Tammuz = Junio – Julio: Comed uva ácida para que vuestro cuerpo adelgace y Satán lo abandone.
Elul = Agosto – Septiembre: Recoged la uva para que su jugo os sirva de bebida.
Jeshván = Octubre – Noviembre: Comed la uva dulce, endulzada y seca por el ángel de la luz del sol para que aumente vuestros cuerpos y que los ángeles del Señor moren en ellos
Av y Shebat = Julio – Agosto y Enero – Febrero: Comed higos jugosos y los que sobren que el ángel de la luz de] sol os los guarde. Comedlos junto a las almendras durante todos los meses en que los árboles no dan frutos.
Tevet = Diciembre – Enero: Comed las hierbas que brotan después de la lluvia.

*Dejad que los ángeles de Dios preparen vuestro pan. Humedeced vuestro trigo para que el ángel del agua lo penetre. Ponedlo entonces al aire, para que el ángel del aire lo abrace también. Y dejadlo de la mañana a la tarde bajo el sol, para que el ángel de la luz del sol descienda sobre él. Y la bendición de los tres ángeles hará pronto que el germen de la vida brote en vuestro trigo. Moled entonces vuestro grano y haced finas obleas, como hicieron vuestros antepasados cuando partieron de Egipto, la morada de la esclavitud. Ponedlas de nuevo bajo el sol en cuanto aparezca y, cuando se halle en lo más alto de los cielos, dadles la vuelta para que el ángel de la luz del sol las abrace también por el otro lado, y dejadlas así hasta que el sol se ponga. Pues los ángeles del agua, del aire y de la luz del sol alimentaron y maduraron el trigo en el campo, y ellos deben igualmente preparar también vuestro pan. Y el mismo sol que, con el fuego de la vida, hizo que el trigo creciese y madurase, debe cocer vuestro pan con el mismo fuego. Pues el fuego del sol da vida al trigo, al pan y al cuerpo. Pero el fuego de la muerte mata el trigo, y el pan y el cuerpo. Y los ángeles vivos del Dios Vivo solamente sirven a los hombres vivos. Pues dios es el Dios de lo vivo y no el Dios de lo muerto.

No comáis como los paganos, que se atiborran con prisa, profanando sus cuerpos con todo tipo de abominaciones.

Y cuando comáis, tened sobre vosotros al ángel del aire, y bajo vosotros al ángel del agua. Respirad larga y profundamente en todas vuestras comidas para que el ángel del aire bendiga vuestro alimento. Y masticadlo bien con vuestros dientes, para que se vuelva agua y que el ángel del agua lo convierta dentro de vuestro cuerpo en sangre. Y comed lentamente, como si fuese una oración que hicieseis al Señor.

Por tanto, no pongáis nada sobre el altar del Señor cuando vuestro espíritu esté irritado, ni penséis de alguien con ira en el templo de Dios. Y entrad solamente en el santuario del Señor cuando sintáis en vosotros la llamada de sus ángeles, pues cuanto coméis con tristeza, o con ira, o sin deseo, se convierte en veneno en vuestro cuerpo. Pues el aliento de Satán lo corrompe todo. Poned con alegría vuestras ofrendas sobre al altar de vuestro cuerpo, y dejad que todos vuestros malos pensamientos se alejen de vosotros al recibir en vuestro cuerpo el poder de Dios procedente de su mesa. Y nunca os sentéis a la mesa de Dios antes de que él os llame por medio del ángel del apetito.

Y no olvidéis que cada séptimo día es santo y está consagrado a Dios. Durante seis días alimentad vuestro cuerpo con los dones de la Madre Terrenal, mas en el séptimo día santificad vuestro cuerpo para vuestro Padre Celestial. Y en el séptimo día no comáis ningún alimento terrenal, sino vivid tan sólo de las palabras de Dios. Y estad todo el día con los ángeles del Señor en el reino del Padre Celestial. Y en el séptimo día dejad que los ángeles de Dios levanten el reino de los cielos en vuestro cuerpo, ya que trabajasteis durante seis días en el reino de la Madre Terrenal. Y no dejéis que ningún alimento entorpezca la obra de los ángeles en vuestro cuerpo a lo largo del séptimo día.

El descanso.

Y Jesús dijo:

Y Dios os enviará cada mañana el ángel de la luz del sol para despertaros de vuestro sueño. Obedeced, por tanto, la llamada de vuestro Padre Celestial y no permanezcáis ociosos en vuestros lechos, pues los ángeles del aire y del agua ya os aguardan afuera. Y trabajad durante todo el día con los ángeles de la Madre Terrenal para que lleguéis a conocerlos a ellos y a sus obras cada vez más y mejor. Mas cuando el sol se ponga y vuestro Padre Celestial os envíe su ángel más preciado, el sueño, id a descansar y permaneced toda la noche con el ángel del sueño.

Resistid de día y de noche las tentaciones de Satán. No os despertéis de noche ni durmáis de día, para que no os abandonen los ángeles de Dios.

Ni tampoco os deleitéis con ninguna bebida, ni en ningún humo de Satán, que os despertarán por la noche y os harán dormir de día. Pues en verdad os digo que todas las bebidas y humos de Satán son abominaciones a los ojos de vuestro Dios.

Que la paz sea con vosotros.

1 Cuando Jesús habla de sacar los demonios del organismo se refiere a sacar la enfermedad, es decir, pasar por el proceso curativo del ayuno. Ese estado de debilidad que también explica Ehret, mientras los desechos del organismo están en puestos en la circulación para ser eliminados.

2 Ante el consumo de leche en aquella época hay que aclarar que, hace 2000 años, el ganado solo se alimentaba de pasto, y la leche tomada era curda y fresca, algo de lo que hoy en día ya prácticamente no se conoce. No se usaban tratamientos ni aditivos, ni el ganado tomaba antibióticos ni hormonas ni piensos industriales procesados. Por lo tanto esta leche era totalmente “limpia” de todo residuo químico actual y del mas alto grado de pureza. También el consumo de leche por los esenios era en ciertos momentos y en pequeñas cantidades, no un consumo diario y en grandes cantidades como la civilización de hoy en día lo hace. Con esto no estamos negando el efecto nocivo que tiene sobre el organismo el consumo de lácteos, nosotros estamos queriendo hacer ver al lector las condiciones en la cual se tomaba este producto.


2 Comments

  • Reply Samuel 29 julio, 2018 at 1:32 pm

    Hola David, soy Samuel, te agradezco por tu Blog sobre Arnold y los artículos muy interesantes.
    Sin saberlo hacia un año y medio que estaba en la dieta de transición pero con angustias y montones de preguntas en mi cabeza.
    Lei el libro de Arnold en francés ( soy mitad francés y mitad español) pero aun tenia dudas.
    Tu Blog a respondido a mis preguntas.
    Gracias.

    • Reply David Gil 6 agosto, 2018 at 9:52 pm

      Me alegro mucho Samuel. Gracias por seguir el Blog.
      Un abrazo.

    Leave a Reply

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

    Aviso de cookies