Artículos, Ehretistas, Publicaciones Ehret

Reseña biográfica sobre Arnold Ehret por el prof. B.W. Child

Retrato de Arnold Ehret

Conocí al profesor Ehret primero como autor, y luego como conferenciante y propietario de un sanatorio, y ahora lo considero como un gran amigo y pionero del más completo, natural y científico sistema o culto para la Curación y Prevención de Enfermedades conocido hasta el momento. No dudo en afirmar que ha evolucionado y desarrollado lo que ahora parece ser la “última palabra” en lo que respecta a la salud y la longevidad.

Nació el 25 de julio de 1866, cerca de Freiburg, en Baden, Alemania, y vivió hasta los 56 años de edad, y su padre lo dotó de un deseo natural o extraordinario de ahondar en las causas y los motivos de los acontecimientos y los resultados.

La educación de Ehret se obtuvo en un colegio donde una caminata prolongada se sumó a otro trabajo en la granja, donde con una dieta normal, le provocó un ataque severo de catarro bronquial. A pesar de este hándicap, se graduó con honores. Su mayor interés fue la física, la química, el dibujo y la pintura, tomó un curso académico especial y se graduó como profesor de dibujo para escuelas secundarias y universidades a los 21 años. Enseñó en un colegio hasta que fue reclutado para el servicio militar, pero fue liberado después de nueve meses de servicio debido a “problemas cardíacos neurasténicos”, reanudando su vocación de maestro. A los 31 años de edad era bastante robusto y “de buena apariencia”, como decían otros, pero padecía problemas renales, la enfermedad de Bright, con tendencia consuntiva.

En sus propias palabras:

“Cinco veces tomé vacaciones para recuperarme, pero finalmente me declararon “incurable” y renuncié. Luego durante cinco años “sufrí mucho por numerosos médicos” (24 en total) y parte de este sufrimiento fue pagar las facturas de alrededor de $ 6,000, pero con el resultado pronunciado como “incurable”. Físicamente agotado y casi en bancarrota mental, pensé en el suicidio, pero accidentalmente escuché hablar de la naturopatía y fui tratado en un sanatorio Kneipp en tres ocasiones diferentes, obteniendo un poco de alivio y un deseo de vivir, pero sin curarme. Recibí tratamiento en otros cinco o seis sanatorios Nature Cure y probé todos los demás métodos conocidos en Europa, gastando más miles de $, con el resultado de que, aunque no estaba enfermo, tampoco estaba sano. Sin embargo, aprendí algo de las experiencias; los síntomas principales fueron moco o pus y albúmina en la orina y dolor en los riñones. Los médicos, bajo la presunción de que una orina clara indicaba salud, trataron de detener estas eliminaciones con medicamentos y reemplazar la albúmina por una dieta de carne, huevo y leche, pero solo aumentaron los resultados desastrosos. A partir de estos métodos, razoné lo que parecía gran luz sobre el tema, que la dieta correcta debería estar libre de moco y albúmina. Mi tratamiento naturópata eliminó parte del moco mediante baños, ejercicio, etc., pero me alimenté con una dieta incorrecta.”

“Decidí enfrentarme a lo que parecía una tragedia para mí (y lo es ahora para la mayoría de las personas crónicamente enfermas después de no obtener alivio por los médicos) y probar por mí mismo lo que había aprendido de experiencias pasadas, que comer mal era la causa y comer correctamente podría ser la cura. Estaba el vegetarianismo, dieta de frutas y frutos secos, numerosas “curas” de alimentos y algunos indicios de que el ayuno ayudaría. Fui a Berlín para estudiar el vegetarianismo, ya que había más de veinte restaurantes vegetarianos allí en ese momento. Mi primera observación fue que los vegetarianos no eran mucho más saludables que los que comen carne, ya que muchos se veían enfermos y pálidos. Con la comida amilácea y la leche empeoré lentamente, pero comencé un curso de estudio en la universidad de medicina, fisiología y química. Visité una escuela de naturopatía, aprendí algo de curación mental, ciencia cristiana, curación magnética, etc., todo para tratar de descubrir las verdades reales y fundamentales de la salud perfecta. Estaba más o menos decepcionado, por lo que viajé a Niza, al sur de Francia, e intenté una dieta radical de frutas con la excepción de una pinta de leche al día, pensando entonces que necesitaba la albúmina. En este caso, no hice ninguna aplicación especial de la dieta de fruta de acuerdo a mi condición, como tampoco la mayoría de los otros lo habían hecho, y recibí muy poco beneficio. Algunos días me sentía bien y otros me sentía muy mal, así que pronto volví a casa, volviendo al llamado “buen comer”, tal como lo vivieron y sugirieron amigos, parientes y médicos con buenas intenciones. Había aprendido algo sobre el ayuno, pero todos los amigos y parientes se oponían; incluso mi antiguo médico naturópata le dijo a mi hermana que para una persona con la enfermedad de Bright un ayuno de unos días sería fatal.”

“El invierno siguiente fui a Argel, en el norte de África. El clima era templado y los maravillosos frutos mejoraron mi condición y me dieron más fe en los métodos de la Naturaleza y su comprensión, y gané coraje para intentar ayunos cortos para ayudar a las propiedades depurativas de la fruta y el clima, con resultados tales que una mañana de un día que me sentía muy bien, me di cuenta por casualidad en mi espejo que mi cara había adquirido un aspecto completamente nuevo, la de una persona más joven y saludable. Pero en el siguiente día que me sentí mal, regresó la cara vieja y enfermiza, pero no duró mucho, y estos cambios alternos en mi rostro me impresionaron como una “revelación” de la Naturaleza en la que había descubierto parte de sus métodos, y que estaba en el camino correcto, por lo que decidí estudiarlos más y vivirlos más cerca en mi vida futura.”

“Una sensación indescriptible nunca antes conocida de mejor salud, energía más vital, mejor eficiencia, y más resistencia y fuerza vino a mí y me dio una gran alegría y felicidad solo por estar vivo. Esto no fue solo físico, sino que hubo un gran cambio en mi capacidad mental para percibir, recordar, mayor coraje y esperanza, y sobre todo una visión de lo espiritual que se convirtió en un amanecer, arrojando luz sobre todo los problemas más elevados y espirituales. Todas mis facultades fueron mejoradas, superando con creces las mejores etapas de mi mejor y más saludable juventud. Mi eficiencia física y resistencia aumentaron maravillosamente. Hice un viaje en bicicleta de unas 800 millas, de Argel a Túnez, acompañado por un ciclista entrenado que vivía con una dieta normal. Nunca iba detrás de él, sino que a menudo iba por delante incluso en la noche cuando la resistencia se convertía en un reto. Tenga en cuenta que anteriormente fui candidato para la muerte, así lo declararon los médicos, pero ahora jubiloso de poder superar a los más eficientes, y una alegría constante de euforia por haber escapado del “matadero” de la humanidad, llamado “Clínicas Médicas Científicas”.”

“Al llegar a casa de nuevo, demostré mi capacidad y resistencia para realizar el trabajo de campo más duro y en pruebas de fuerza superiores a las de aquellos con un buen entrenamiento con dieta normal, pero rodeado de amigos y parientes que vivían de manera habitual y entraban en contacto con hombres profesionales que estaban nerviosos por el temor de que mis descubrimientos fueran de verdaderos principios y que eventualmente tuviera éxito y pudiera superar lo que ellos practicaban, poco a poco fui retomando la dieta normal. El ayuno era entonces muy impopular y vivía con la familia de mi hermana, que me amenazaban con evitarlo si lo intentaba. No podía retomar lo que creía firmemente y había demostrado por experiencia propia, que el ayuno (simplemente comer menos) era el método Omnipotente de la Naturaleza para limpiar el cuerpo de los efectos de comer mal y demasiado. También encontré la “Llave Maestra” para el desarrollo y la evolución mental y espiritual. No había descuidado el estudio de las razones científicas por las que las frutas y los alimentos amucosos eran tan eficientes, y descubrí que durante el proceso de digestión se desarrolló lo que se conocía como “azúcar de uva” y de lo que se denominó en los análisis como carbohidratos. Mi experiencia, las pruebas y los experimentos, así como las curas, demostraron que el azúcar de uva de las frutas era el material esencial del alimento humano, brindando la mayor eficiencia y resistencia, y al mismo tiempo era el mejor para la eliminación de desechos y el agente de curación más eficiente conocido para el cuerpo humano.”

“Esto estaba en contradicción directa con la teoría de la albúmina nitrogenada de los médicos y científicos y también con la teoría más moderna de las “sales minerales”. En 1909 escribí un artículo denunciando la teoría Metabólica y en 1912 descubrí que el Dr. Thomas Powell de Los Ángeles había hecho el mismo descubrimiento y estaba haciendo curas notables usando alimentos que contenían lo que él llamaba “carbono orgánico”, que son los mismos ingredientes alimenticios que se convierten en “azúcar de uva” durante la digestión. Con el principio de estos descubrimientos en mente y mis experiencias, dejé a mis amigos y parientes, que me habrían acortado la vida por su bondad bien intencionada, y viaje al sur de Francia, acompañado por un joven que fue ganado por mi experiencia al probar mi dieta experimental. y ayunando por sus dolencias, la principal siendo la tartamudez. Aquí, durante varios meses de experimentos, renové mis experiencias en África y creí firmemente que la dieta de frutas y el ayuno eran los factores infalibles de la naturaleza para recuperar y mantener una salud superior a la que disfruta la mayoría de la humanidad civilizada.”

“Los resultados obtenidos a menudo se llamaban milagrosos, pero solo eran maravillosos debido a su rareza. El conocimiento que había adquirido de los maravillosos métodos por los cuales la Naturaleza llevó a cabo la limpieza de las impurezas de la comida incorrecta, y luego la regeneración, reparación y fortalecimiento por la comida correcta, fue la maravilla, pero no un milagro.”

“Especialmente importantes fueron los resultados en este hombre relativamente joven, diez años más joven que yo. Hicimos pruebas con todos los alimentos generales de la civilización después de los ayunos de limpieza. Nuestros órganos ahora más sensibles se rebelaron a la vez contra sus elementos indeseables y especialmente contra las combinaciones, dando la evidencia más convincente de que la cocina moderna, con sus mezclas, con muy poco conocimiento de sus cualidades, era la causa fundamental de todas las enfermedades. Es imposible saber qué realmente es el alimento y cuáles sus efectos hasta que el cuerpo haya sido limpiado por el método de la naturaleza, el AYUNO. Nunca he sabido que tales experimentos hayan sido hechos por alguien, y los hechos adquiridos han sido tan ampliamente probados durante años de la práctica más dificil y minuciosa que han planteado mi conocimiento sobre todas las dudas o argumentos sobre las opiniones dietéticas de los demás.”

“Para probar nuestra eficiencia en un trabajo exhaustivo, hicimos un viaje por el norte de Italia, caminando continuamente durante 56 horas sin dormir ni descansar ni comer, solo beber. Esto después de un ayuno de siete días y luego solo una comida de dos libras (900g) de cerezas. Esto fue llamado por las mentes profesionales, que sabían de esto, una maravillosa prueba, desde su punto de vista. ¿De dónde vino la energía para esta eficiencia? ¿Del nitrógeno, albúmina, sales orgánicas, grasas, vitaminas? o ¿de qué? Después de una caminata de 16 horas hice una prueba de flexiones de rodilla y extensiones de brazo, 360 veces en unos pocos minutos, y luego numerosas pruebas de fuerza con competidores deportivos, mostrando resultados superiores. Éstas después de ser yo pronunciado como incurable y mi padre y mi hermano muriendo por tuberculosis. Durante nuestro viaje por Italia, a menudo fuimos objeto de comentarios interesantes por parte de las mujeres sobre nuestro aspecto rubicundo y saludable y preguntas sobre cómo lo habíamos adoptado, etc. Como un hombre completamente transformado, deseaba experiencias más elevadas, ya que no solo eran físicas, sino también mentales y espirituales. Lo mismo con mi joven compañero. Él fue maravillosamente mejorado de muchas maneras, pero su tartamudez se mostró sin cambios. Tenía la idea de que incluso eso fue causado por un congestión física de desechos. Nos dirigimos a un lugar apartado en la isla de Capri y allí tomó ayunos más largos y baños de sol diarios con calor alrededor de 49ºC con una duración de entre cuatro a seis horas. Estábamos tan limpios que no sudamos. El decimoctavo día, mi joven amigo se puso bastante ronco y, temiendo que perdiera la voz, sin saber qué lo había provocado, terminó el ayuno con tres libras (1,36kg) de higos, a sugerencia mía, con el resultado de que durante casi una hora expulsó una gran cantidad de mucosidad de su garganta y su cuerpo se limpió en otras direcciones. Su voz pronto se restableció y su tartamudez desapareció y nunca volvió. Habíamos logrado lo que su padre rico había intentado en vano empleando casi todos los tratamientos conocidos para él, sin la más mínima mejora permanente.”

El ayuno, el remedio supremo de la Naturaleza, se ha practicado tan erróneamente, y, por lo general, no es bien comprendido, siendo muy importante que sea explicado correctamente.

“Desde mi larga experiencia en curarme con ayuno y dieta amucosa, y al realizar ayunos a cientos de personas en mi sanatorio en Suiza, durante un período de más de diez años, puedo afirmar con certeza su maravillosa potencia y beneficios cuando se llevan a cabo correctamente. Mi primera experiencia produjo resultados tan beneficiosos que deseé perfeccionar y verificar los métodos empleados, por lo que continué mis observaciones e investigaciones de y en todas las fases de la vida. Hice muchos y muy extensos experimentos, y luego mi joven amigo, totalmente restablecido, y yo comenzamos un largo viaje. Primero, a través del sur de Italia, caminando y viviendo con una dieta exclusiva casi de uvas; luego en barco a Egipto, Palestina, Turquía, Rumania y Austria, hasta regresar a nuestro hogar. En este viaje aprendimos mucho sobre la dieta, los hábitos, la mentalidad y la salud de los diferentes pueblos, y especialmente en Oriente, y como resultado, mi creencia en la superioridad de la civilización europea recibió un fuerte golpe, y mi creencia fortaleció que yo estaba en el camino correcto para el conocimiento de una salud superior, con un mejor desarrollo mental y una vida más activa y más larga.”

“En Egipto, vimos una raza de personas con extraordinaria fuerza y resistencia, que viven en su mayoría con una escasa dieta vegetariana, pero con dos hábitos supuestamente malos: fumar cigarrillos y tomar café intenso, pero sin embargo no vimos ni una sola persona nerviosa o tóxica. Ver cuán pocos tipos de alimento y qué poca comida ingerían, y saber que se tratan de los mismos tipos de alimentos que comían sus antepasados, nos da una razón de las cualidades superiores de la antigua civilización egipcia.”

“En Palestina nos quedamos varios meses, estudiando las costumbres locales, los registros y la historia de las condiciones del pasado, con el resultado de que mi concepción del significado real de los evangelios del Nuevo Testamento había cambiado mucho. Aprendí que la vida y las enseñanzas de Cristo estaban estrictamente de acuerdo con las leyes naturales ahora bien conocidas, que le proporcionaban una inteligencia superior y una salud superior, pero que cuando se escribió a partir de habladurías comunes, unos 150 años después, se tiñeron con formas orientales de expresión y metáforas, y su conocimiento incompleto de los fenómenos naturales. Lo que era maravilloso fue considerado milagroso. Sus “precursores”, sus ayunos, su dieta y su forma de vida, y la de sus asociados, revelan la vida natural, que le proporcionó una salud superior sin necesidad de asistencia divina especial. Él verificó esto al afirmar que las generaciones futuras “harían obras más grandes que él”, ya que obtendrían un mejor conocimiento de las leyes naturales y los métodos “inmutables” de Dios. Mi “próximo libro” declarará, con pruebas convincentes, que el parentesco de Cristo, los llamados milagros de curación y los cambios aparentes de la ley natural, su resurrección y ascensión al “Cielo”, estaban de acuerdo con la ley natural. Pero ni entonces ni ahora ha sido esto bien entendido. El presente desconocimiento de las leyes subyacentes a la salud normal es ahora, en este siglo, el más grande de todos los siglos pasados, y se evidencia por el deterioro de los llamados pueblos civilizados, en términos de salud, aunque avanzado en muchos otros aspectos. Lo que aprendí de mis investigaciones y experiencias, y las posibilidades de restaurar a la humanidad a una salud superior, con el avance de los tiempos modernos, es como abrir el “Libro de los Siete Sellos”. Mostrar la vida de Cristo a la luz del sol de leyes realmente naturales y científicas, por lo tanto eternas y realmente divinas, idénticas a las de nuestra propia naturaleza, es una inspiración y una aspiración que muchos disfrutaran y nadie debería perderse.”

“Los otros países visitados revelaron fases y hechos de principios de salud natural, y asumí más que nunca con confianza y entusiasmo la perfección de mi propia salud mediante experimentos de ayuno y una dieta mejorada. Instintivamente sentí y pronto probé que ciertos alimentos naturales preparados de la manera correcta, tenían un poder de producción de energía superior, y también un poder de limpieza superior cuando son usados correctamente, y en relación con una abstinencia inteligente de cualquier alimento, para la prevención y cura de todo tipo de enfermedades. Que cuando se usa de acuerdo con la obstrucción del individuo por los residuos de la enfermedad, no de gérmenes, y a su edad, ocupación, clima, estación del año, etc., incluso las llamadas enfermedades incurables se mejoraron de manera uniforme y ordenada, y con una curación segura, de no estar demasiado agravada por los hábitos y la edad. Los tipos correctos y una reducción de alimento como preparación para ayunos cortos o más largos de acuerdo a la condición del paciente, le da a los órganos digestivos un descanso o “vacaciones” del exceso de trabajo, y luego la reanudación de comer ha de ser por una selección de los tipos correctos de alimentos (siendo esto muy importante) trae resultados maravillosamente sorprendentes y beneficiosos. Ayuné durante veinticuatro días con resultados tan maravillosamente agradables, no solo en mi condición física, sino en mis aspiraciones mentales y espirituales, que mi entusiasmo aumentó para contarles a mis amigos y a los demás acerca de mis descubrimientos, experiencias y resultados concluyentes. No pude describir mis sentimientos, pero les dije que debían experimentarlo por sí mismos, y algunos empezaron de inmediato. Comencé mi trabajo educativo con ayunos y lecciones públicas, ayunando dos veces en grandes ciudades alemanas, y dos veces en Suiza. Fui encerrado en una habitación por notarios de estado, y estrictamente vigilado y controlado por médicos, y sin interferencia o comunicaciones externas. Hice un ayuno de 21 días, uno de 24, uno de 32 y otro de 49 días en Colonia, todo en un período de 14 meses. Entre estos ayunos, y después, mi trabajo fue realizar conferencias, dar pruebas de eficiencia física y mental, probar el valor de lo que había aprendido y experimentado, y con esto me dedique a enseñar y aconsejar a otros, a escribir artículos e incluso abrí un sanatorio en Suiza, y asesoré también por correspondencia.”

“Mi primer artículo fue escrito después de mis cuarenta y nueve días de ayuno en Colonia, publicado en una revista Vegetariana, y estableció una experiencia bastante nueva del ayuno, la dieta y la curación de la enfermedad; pero en también sobre la propia vida y su disfrute y su prolongación. Tuvo un efecto sensacional y revolucionario. Me trajo cartas de investigación de todas partes del mundo, y, particularmente en Europa, los buscadores de salud, los reformadores y los médicos se dividieron pronto en opositores y seguidores entusiastas. Estos escritos provocaron una controversia científica y discusiones por los nuevos principios que yo había sacado a la luz, entre los dos grupos opuestos que eran conocidos en Europa como “Ehretistas” y “Anti-Eheristas”.”

La verdad de los Ehretistas fue bien descrita por un destacado editor influyente de la siguiente manera: “Él (Ehret) no inventó ni originó el ayuno, ni el uso de frutas o una dieta mejorada, ya que son bien conocidos y se usaban hace mucho tiempo como buenos factores de la Naturopatía, pero lo que sí hizo fue combinarlos para crear un sistema completamente nuevo como un método sistemático de Curación, sobre una base perfecta de Nutrición y Ayuno”.

“Mi teoría del moco, luego un hecho probado, como la causa fundamental de todas las enfermedades, fue cada vez más reconocida y, en consecuencia, mi sistema de curación también. Ha resistido la prueba y causó lo que un escritor ha expresado como “enorme éxito”, y hoy tiene una estructura sólida: El tratamiento natural y la dieta es el sistema de curación más perfecto y exitoso conocido. Esto automaticamente se denomino a sí mismo como “Nutro-Terapia” y resultando esto como “culto” de la “Naturopatía”. Durante más de diez años escribí artículos para revistas de salud, impartí conferencias en las grandes ciudades de Europa, discutiendo los méritos del sistema con médicos y profesionales, y tratando a miles de pacientes en mi “Sanatorio de frutas y ayuno” y por correspondencia; y sin cambiar los principios fundamentales, pero fortaleciéndolos mediante un mejor conocimiento de sus detalles y de cómo aplicarlos para obtener los mejores resultados. De todo esto se desarrolló lo que ahora se está haciendo muy conocido en este país, bajo el nombre de “Dieta Amucosa“. Vine a Estados Unidos justo antes de la Primera Guerra Mundial para visitar la Exposición de Panamá, y para examinar los frutos cultivados aquí, y particularmente los de California, y mi impuesta permanencia aquí por la guerra me pareció esencial para encontrar a aquéllos que tuvieron avances similares, descubrimientos y experiencias; y ahora estamos recomendando y llevando al conocimiento público los mismos principios que tuvieron tanto éxito en Europa, aliviando a la humanidad sufriente y previniendo enfermedades, y desarrollando una raza mejorada de personas que olvidaran cuáles son las condiciones de enfermedad, y contribuiran a una mejor humanidad civilizada.”

Al editar los artículos de la vida del profesor Ehret, me complace agregar que los descubrimientos hechos aquí por el Dr. Thomas Powell, al que ayudé a desarrollar y agregar, fueron deducidos intuitivamente por el profesor Ehret (que posteriormente se comprobó que eran probados por sus resultados, y más tarde corroborado por referencia al análisis científico de alimentos del químico Hensel) son que las frutas y verduras tienen elementos que son superiores a los de cualquier otro alimento para producir energía vital, tanto en cantidad como en calidad. Estos elementos o ingredientes se conocen como “carbono organizado” y “azúcar de uva”. Su presencia en cantidades suficientes rechaza la idea actual de que las sales orgánicas, minerales o tisulares son los elementos productores de energía. Estas existen sólo en cantidades infinitesimales en todos los alimentos, y algunas de ellas son drogas. Tampoco es el número de calorías (“unidades de calor” por pruebas de calorímetro), una base razonable para seleccionar una dieta adecuada. Mis más de cuarenta años de observación, experiencias e investigaciones me han demostrado de manera concluyente que las frutas y verduras tienen todas las sales tisulares necesarias, y que la presencia de ingredientes realmente bien conocidos en cantidad suficiente son energía y vida, incluyendo los ingredientes que los hacen superiores a todos los demás alimentos, cuando se eliminan los residuos (moco) de los alimentos “ricos en mucosidad”. Entonces se puede disfrutar el efecto beneficio total de la “Dieta Amucosa“.

El Prof. Arnold Ehret fue indudablemente uno de los más grandes sanadores de los tiempos modernos, filósofo, maestro y conferenciante de la salud, y vino a este país en busca de más conocimiento, además del deseo de compartir sus notables descubrimientos de curación con aquellos dispuestos a aceptarlos.

Este abrumador deseo de ayudar a su prójimo a aprender la verdad, junto con la voluntad de admitir que no lo sabía todo, fue su fuerza motivadora. Reconoció la necesidad de unir esfuerzos y esperó evitar las consecuencias desagradables que resultan de pequeños celos. Los valiosos pensamientos, obras y palabras de sabiduría, fue su herencia que nos dejó cuando pasó al más allá. La magnitud y versatilidad del arte curativo que el Prof. Ehret eligió como su campo de acción, acogió con beneplácito la cooperación amistosa de todos los sanadores naturales y los practicantes libres de medicamentos.

Más que cualquier otra cosa, quería dar al mundo los beneficios de sus, ahora probados, descubrimientos de salud, está MEJOR SALUD que él mismo había logrado y que ya había enseñado a miles de personas en su Sanatorio Suizo, demostraciones públicas y artículos de revistas de salud.

Era una fuente constante de gratificación personal, saber que sus enseñanzas de salud estaban ganando aceptación tanto entre el lego como entre los profesionales, quienes sin dudas aceptaron las frutas frescas y las verduras de hoja verde como el alimento apropiado para la humanidad. Incluso las palabras descriptivas acuñadas personalmente tales como “Moco”, “Amucoso”, “Co-Mucoso” y “Mucoso” se han hecho poco a poco conocidas.

Arnold Ehret deja una herencia de gran valor para la humanidad, ¡posiblemente el mensaje más importante que la humanidad ha recibido desde hace miles de años!. Las enseñanzas de Ehret, otorgan a todos sus seguidores SALUD, ¡que es más valiosa que la riqueza mundana, el gozo de una vida feliz y un completo despertar espiritual!. Este humilde mensaje mío, con suerte traerá más fama a un “Apóstol de la Salud” recordado por mucho tiempo, el Prof. Arnold Ehret.

Prof. W.B. Child

Traducido al español por David Gil


No Comments

Leave a Reply

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies