La Teoría de Ehret sobre la Menstruación como Producto de la Intoxicación por Proteínas

Artículo escrito originalmente en ingles por el Dr. R. W. Bernard antes de 1960.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info

Hay un número de investigadores que se inclinan a la idea de que la toxemia periódica que es responsable de los cambios inflamatorios en la membrana mucosa uterina que conduce a la hemorragia menstrual se debe a una proteína más que a un exceso carbonos, ya que se sabe que la ingesta excesiva de alimentos con proteínas (especialmente de origen animal) es una causa principal de estreñimiento y autointoxicación, las cuales son más marcadas en el momento de la menstruación.

El Dr. Evans descubrió que la aparición de la época de celo entre los animales, los que corresponden a la menstruación en la mujer, podría controlarse regulando la ingesta de proteínas, ya que una alimentación alta en proteínas aumenta su frecuencia, y al eliminarlas hace que desaparezca el ciclo menstrual. Se han hecho observaciones similares en relación con el fenómeno homólogo de la menstruación en los seres humanos. Por lo tanto, Haig, Ehret y otros descubrieron que cuando las pacientes se sometían a una dieta vegetariana baja en proteínas, experimentaban una reducción gradual en la cantidad y la frecuencia de la menstruación, hasta el punto de desaparición.

Havelock Ellis representa lo mismo en el caso de una mujer que tuvo una menstruación prolongada y dolorosa siguiendo una dieta done se incluía la carne, mientras que en una dieta vegetariana la menstruación disminuyó hasta el punto de desaparición.

Se han observado efectos similares en la causa de la leucorrea (secreción de mucosidad genital) que desapareció siguiendo una dieta sin proteínas. Ehret afirma que si la dieta alcalina baja en proteínas libera la sangre de las toxinas ácidas, la menstruación se producirá en intervalos cada vez más prolongados de 2, 3, luego 4 meses, etc. Hasta que finalmente desaparezca. Él considera la menstruación como un efecto patológico de una condición inflamatoria de la membrana mucosa uterina inducida por una dieta alta en proteínas, y que al reducir esta inflamación mediante la dieta alcalina de frutas y vegetales, el flujo disminuirá gradualmente en frecuencia y cantidad, hasta que se desvanece. Ehret afirma que esto realmente ha ocurrido entre los pacientes que han adoptado tal dieta.

Grotzinger presenta los puntos de vista de Ehret de la siguiente manera:

“En cuanto a la menstruación, la opinión generalizada es que se trata de una limpieza mensual. Solo Ehret, quien, basándose en sus resultados entre los casos de trastornos menstruales, alguna vez creyó que esta opinión podía ser apoyada, pero más tarde demostró que era errónea. Cuando, después de una purificación del organismo a través de una dieta especial, la menstruación ocurrió sin dolor y se manifestó en unas pocas gotas, se opinó que esto se puede explicar en la siguiente base: La causa de la menstruación consiste en una mayor presencia dentro de ella de pólipos, y en un estado enfermo de los conductos y ovarios. La adopción de una dieta cruda de vegetales y frutas lleva a la desaparición del catarro y las descargas del útero, siendo estos signos de la recuperación de una condición verdaderamente saludable. La ovulación se produce sin complicaciones, manifestándose en trazas en forma de unas gotas de sangre. Un endometrio (membrana mucosa uterina) completamente maduro y saludable no sufre ningún cambio en este momento; no se vuelve hemorrágico, lo que ocurre solo en la causa de una catarral, que emite sangre mezclada con mucosidad, inflamándose solo y haciendo necesario un período de Curación de tres a diez días. Después de un período de reposo de unos pocos días, a menudo surge un flujo posterior de lesiones o pólipos, y parece que la menstruación está volviendo a comenzar. Tal endometrio se vuelve gangrenoso en el transcurso del tiempo, hace las operaciones necesarias y es una causa que predispone al cáncer. Estas dificultades de la menstruación se evitan fácilmente a través de una dieta cruda de frutas y vegetales, y quienquiera que viva de una manera tan racional está siempre libre de dificultades de esta naturaleza.”

El ginecólogo Schroyer, a quien citamos anteriormente, en su libro «Enfermedades de las mujeres», expresa una opinión idéntica a la de Ehret.

Artículo escrito originalmente en ingles por el Dr. R. W. Bernard antes de 1960.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info