Getting your Trinity Audio player ready...

Estos son testimonios, publicados por primera vez en español, de personas practicantes del Sistema Curativo por Dieta Amucosa que se enviaban cartas con Arnold Ehret.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info


Finalmente, me gustaría incluir algunos testimonios de personas que entendieron mis enseñanzas, las pusieron en práctica y que reconocen y elogian la verdad de mi trabajo.

Arnold Ehret

Sus dos artículos de la revista «Lebenskunst» (The Art of Life) fueron una delicia de leer. Es extraño lo que la búsqueda intensa se propaga a través de cada ser humano a pesar de que estamos engañados desde una edad temprana.

Está más allá de las palabras para transmitir el impacto que sus enseñanzas tuvieron en mí. Toda mi casa, siete personas, viven de acuerdo con sus principios y estamos bendecidos con una ALEGRÍA y una paz saludables. Recientemente, un amigo lleno de mucosidad nos visitó y quedó tan impresionado con mi ejemplo y mis explicaciones que adoptó sus principios de inmediato. Este hombre, de 31 años, estuvo cerca del suicidio y se transformó en un ser humano feliz. Él está infinitamente agradecido. Me siento como una nueva persona y perdí 19 kg en un año.

Comí dos veces al día: a la hora del almuerzo y a la hora de la cena, y casi exclusivamente comida sin mucosidad. Eres un gran benefactor de la humanidad.

Gracias por su reciente carta. Por supuesto que me puedes citar. Sería feliz para todas las personas si vivieran de acuerdo con sus principios y si pudiera contribuir a la difusión de su mensaje con mi nombre, sería una ventaja para todos.

Mi salud es genial. Mi disposición emocional sobresaliente, mi voz gana en poder y claridad según lo confirmaron mis amigos y la prensa. Mi cuerpo tiene más energía ahora de lo que he sentido en 20 años. Todo mi físico ha cambiado. Solía ​​estar hinchado, gordo y pálido, pero ahora tengo una figura juvenil y una tez sana. Puedes imaginar lo que esto significa en mi profesión. Tampoco he estado «estresado» durante este año.

Cada persona puede enfrentar su futuro sin preocupaciones si vive según las leyes de la naturaleza: simplicidad y moderación.

Un cordial saludo de su siempre agradecido.

H. Knote, cantante de la cámara real


Estoy feliz de tener el secreto del ayuno y la dieta amucosa. Usa mi última carta si quieres. Estoy encantado de apoyar su causa. Después de mi regreso, lo contactaré nuevamente y espero poder servirle aún más con los resultados de mi servicio.

Berlina. W.9. Potsdamerstr. 6 E. Witte, Abogada de Patentes


Sus puntos de vista difieren de la mayoría de los demás, pero creo que tiene razón. Aprecio especialmente su actitud hacia la medicina convencional. Usted no comete el error de tantos legos al condenarla por completo. Prefiere proporcionar métodos para prevenir y curar enfermedades según su experiencia práctica.

Seb. Buchner, Ingeniero, Munich


Nunca, y lo digo sin exageración, he visto el problema de la energía espiritual encarnada tratada con tanta autoridad y poder.

Teniente mayor H. en H.


Estoy muy interesado en su trabajo y lo defenderé en todos los sentidos. Usted hace un gran servicio a la ciencia, mucho más que un erudito altamente condecorado que a menudo se sienta en laureles no ganados.

Con gran respeto y aprecio.

S., Principal en Sch.


Después de la publicación de mi libro, siento que tengo derecho a considerarme en compañía de Metschnikoff (Profesor en París, famoso por su investigación sobre las causas del envejecimiento) y Ehret como el profeta de una nueva «Religión Fisiológica».

Autor P.A. en Vienna


Ya que no vendrá a dar conferencias en Nürnberg en un futuro cercano, me gustaría pedirle información sobre el «Ehretismo».

Antes de hacer eso, me gustaría relatar la profunda gratitud de mi esposa y de mí mismo por habernos curado completamente después de seguir su cura. Mi esposa sufrió de un útero prolapso y fue tratada durante varios años sin éxito por varios médicos que la declararon incurable. No solo desapareció la condición, sino que todo su cuerpo ha alcanzado una vitalidad, flexibilidad y fuerza que antes consideraba imposible. Trabaja de 4:00 a.m. a 11:00 p.m. en casa y en el negocio sin ayuda. Es imposible enumerar todas las cosas buenas que se nos presentaron a través de su cura y simplemente le agradecemos una y otra vez por las grandes bendiciones que nos ha traído.

La cura de Ehret nos hizo saludables, pero ahora queremos convertirnos en Ehretistas completos.

¿Cómo podemos hacer eso?

Nuremberg, 14 de julio de 1913.

R. Klempt


Mi respuesta proviene de un espontáneo sentimiento de gratitud después de leer su artículo «Experimento de un ayuno de 49 días» en el diario «Vegetarische Warte». He estado buscando durante ocho años y he pasado por muchas etapas de duda, coraje, alegría de la vida y la duda otra vez: ¿quién tiene la respuesta en las diversas formas vegetarianas? Qué alegría es encontrar de repente a alguien que lea como la verdad genuina. Comienzas con suposiciones radicales y tu evidencia de la causa de todo mal físico y los medios de mejora primero son impactantes, pero mi silenciosa voz interior está de acuerdo con tu análisis radical. Sus reflexiones me alcanzaron justo al final de un período de ayuno de 14 días. Después de leer sus deliberaciones varias veces, me siento fortalecido en mi convicción de continuar en el camino que ustedes siguen. Propongo y espero volver algún día a Locarno

Louise H. en Berlín


Viena, 22 de enero de 1911

¡Querido señor Ehret!

Solo tengo que expresar mi alegría. Acabo de terminar su artículo: «Así Habla la Enfermedad» y solo puedo encontrar adjetivos superlativos de mi entusiasmo. Le dije a un amigo que su experimento único, sus conclusiones en sus artículos anteriores sobre la verdadera naturaleza de la enfermedad son, sin exagerar, el mayor tesoro jamás encontrado en el ámbito de la salud. Desearía que hubiera más personas que apreciaran tus acciones y palabras. Continúa tu escritura porque tienes mucho que revelar.

Atentamente,

Gustav G. Steiner, Viena I, Makartgasse 3


El día de Navidad del año pasado, perdí la vista en ambos ojos a través de una infección que había ocurrido varias veces en años anteriores y fue tratada sin éxito. Los párpados estaban paralizados y, si se abrían por la fuerza, no podía distinguir entre los dedos de mi mano frente a mis ojos. Las náuseas generales y los dolores de cabeza me mantuvieron en cama desde el 22 de diciembre. Llamé al Sr. Arnold Ehret (de Friburgo, Sandstr. 6) que se había curado de una enfermedad terminal. Siguiendo sus recomendaciones, tuve un alivio inmediato y noté el regreso de mi vista ya el 28 de diciembre. Todos los otros síntomas disminuyeron y hoy no tengo problemas con mis ojos. Debo la cura permanente de mi vista al Sr. Ehret y estoy dispuesto a declarar esto en cualquier momento en público.

St. Georgen i. Breisgau
30 de junio de 1907
Maria rodiger


Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info

5/5 - (1 voto)

You may also like

1 comment

Gastón 4 agosto, 2020 - 3:36 am

¡Impresionante!

Reply

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies