Getting your Trinity Audio player ready...

Articulo escrito originalmente en inglés por el Dr. David L. Duffy, MD. en 2008.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info

El hueso normal consiste en depósitos de calcio en el marco proteico. Las células llamadas «osteoblastos» establecen la estructura de la proteína y promueven la calcificación. Las células llamadas «osteoclastos» tienen la capacidad de descomponer el hueso. Durante la vida hay un equilibrio dinámico entre la descomposición y la acumulación de huesos.

Es posible que haya notado que las mujeres ancianas con la espalda encorvada caminan lentamente por la calle. Sufren de osteoporosis. Los huesos se han vuelto tan delgados que las vértebras de la columna vertebral se han colapsado, causando una postura encorvada. Si los huesos son muy delgados, corren el riesgo de sufrir fracturas óseas espontáneas, especialmente fracturas de caderas.

Una persona normal alcanza un pico de masa ósea a los 25 años. A partir de ese momento, pierden alrededor de la mitad del porcentaje de masa ósea por año. Cuando las mujeres experimentan la menopausia, el nivel de hormona estrógeno en su cuerpo disminuye. Después de la menopausia, las mujeres pierden 3-5% de masa ósea por año.

Hay muchos factores que afectan la salud de los huesos. Algunas personas tienen un defecto genético en el receptor de la vitamina D. Dado que la vitamina D es un co-factor en el metabolismo del calcio, estas personas tienen dificultades para producir hueso y desarrollar osteoporosis. Los hombres suelen tener mayor densidad ósea que las mujeres. La disminución normal de la densidad ósea a lo largo de la vida se asocia con una disminución en el número de osteoblastos formadores de hueso. La disminución del estrógeno con la menopausia se asocia con una mayor actividad de los osteoclastos que absorben los huesos. La actividad física simula el hueso a fortalecer. La inactividad física disminuye la masa ósea y debilita el hueso. En general, el exceso de ácido en el cuerpo promueve la descomposición del hueso. La cafeína, el alcohol y el fumar aumentan el riesgo de osteoporosis. Cuando la dieta es deficiente en calcio, el cuerpo puede tomar calcio de las reservas de calcio del hueso. Si el calcio no se reemplaza, los huesos quedan en un estado debilitado.

En la medicina moderna hay una prueba de densidad ósea administrada a mujeres de mediana edad y de edad avanzada. La densidad ósea del paciente se compara con el nivel «normal» de una mujer de 35 años. La osteoporosis se define por una «puntuación T» de -2.5. Esto significa que la densidad ósea es un cierto nivel por debajo de lo normal. Este nivel más bajo de densidad ósea está asociado estadísticamente con un alto riesgo de desarrollar una fractura ósea.

Cuando la densidad ósea está por debajo de «normal» pero no ha alcanzado el nivel de osteoporosis, la afección se denomina «osteopenia» (pobreza de los huesos).

Desde un punto de vista médico, la densidad ósea de las mujeres posmenopáusicas debe ser monitoreada. Deben recibir suplementos de calcio y medicamentos como Fosamax, Actonel o Boniva para fortalecer sus huesos. Estos medicamentos inhiben los osteoclastos, que son las células que destruyen el hueso.

Existe controversia en el diagnóstico y tratamiento de la osteoporosis. Los libros de texto médicos recomiendan una medicación para la prevención y el tratamiento de la osteoporosis. Sin embargo, el Dr. John Abramson, MD, en su libro «Overdosed America» ​​ofrece un punto de vista alternativo (pp. 210-220). Le preocupaba el uso excesivo de medicamentos para la osteoporosis. Su cuidadosa revisión de la literatura de investigación lo llevó a las siguientes conclusiones:

  1. Es natural que la densidad ósea disminuya a medida que envejecemos. El adelgazamiento del hueso no es necesariamente una «enfermedad» que automáticamente necesita tratamiento.
  2. Dos de cada tres fracturas de cadera ocurren en mujeres mayores de 80 años. El noventa por ciento de estas fracturas de cadera se deben a caídas.
  3. Un estudio sobre el uso de Actonel en mujeres mayores de 80 años no tuvo ningún efecto sobre la incidencia de fracturas.
  4. Cuando los pacientes estaban en un programa de ejercicio regular tenían 36% menos fracturas. El ejercicio fue el doble de efectivo que el Fosamax.

Dada esta información, ¿qué podemos aprender desde el punto de vista de Arnold Ehret? Cuando una persona usa una dieta Amucosa y Pobre en Mucosidad, él o ella eliminará el exceso de ácido en el cuerpo. Una dieta que contenga de 50 a 60% de frutas y vegetales proporciona una gran cantidad de nutrientes que se unen al ácido. (Recuerde las tablas de Ragnar Berg, lección XIV en el Sistema Curativo por Dieta Amucosa de Ehret). En la Dieta Amucosa, las fuentes abundantes de calcio incluyen vegetales de color verde oscuro, nueces y semillas, especialmente semillas de sésamo y vegetales de raíz. Ehret está a favor del realizar ejercicio regularmente.

Cuando una mujer tiene osteoporosis, ¿qué debe hacer? Su médico probablemente le recomendará suplementos de calcio y medicamentos como Fosamax o Actonel. Sería prudente combinar esto con una dieta Pobre en Mucosidad y ejercicio. Si las pruebas de densidad ósea muestran una mejoría progresiva, puede haber un punto en el que se pueda detener el medicamento. Sería fantástico si tuviéramos un grupo numeroso de mujeres practicando la «Dieta de Ehret» para compararlo con un grupo de mujeres con la «dieta occidental normal». El Sistema Curativo por Dieta Amucosa debería ayudar tanto a los hombres como a las mujeres a tener huesos limpios y fuertes en lugar de un depósito de chatarra.

Articulo escrito originalmente en inglés por el Dr. David L. Duffy, MD. en 2008.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info

5/5 - (1 voto)

You may also like

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies