Getting your Trinity Audio player ready...

Estos son testimonios, presentados por primera vez en español, de Doctores en Medicina que conocían o mantenían contacto con Arnold Ehret.
Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info


El Dr. Katz, propietario y director del centro de curación natural Hohenwaldau en Degerpoch, cerca de Stuttgart, es una autoridad en métodos de curación natural y tiene 20 años de experiencia en curación a través de la dieta y el ayuno.

El Dr. Katz escribió un artículo en la revista «Die Sonne» (The Sun) del 15 de julio de 1912, núm. 14, p. 109-110.

El dietista sanador y reformador de la dieta Arnold Ehret de Ascona pasó del 2 al 8 de julio en Stuttgart y dio sus conferencias, así como un curso sobre dietas curativas. Tenía una audiencia grande y muy atenta. Las enseñanzas de Ehret relacionan el bienestar o la enfermedad de cada individuo con la dieta, y mantienen el imperativo obligatorio de una dieta sin mucosidad, que consiste en frutas y bayas, vegetales, ensalada verde, leche agria, muy poco pan y un mínimo o ningún carbohidrato cocido como el fideo, pasta, etc. La dieta sin mucosidad es tan crucial porque Ehret considera que la acumulación de mucosidad en el cuerpo y en sus órganos es la primera y principal causa de enfermedad. La salud solo se puede lograr cuando esta mucosidad se elimina del cuerpo. Después de mucha reflexión y recopilación de evidencia empírica con sus pacientes, Ehret llegó a la conclusión indiscutible de que su teoría corresponde a la verdad más profunda de la naturaleza. Ehret curó a muchos pacientes que habían pasado por muchas otras terapias, incluyendo dietas muy estrictas sin resultados. Después de seguir su régimen de dieta amucosa, todos recuperaron su salud en muy poco tiempo.

Ehret también aboga firmemente por el ayuno y lo considera la mejor y más exitosa terapia curativa. El ayuno es el método que todos los animales enfermos utilizan por instinto hasta que recuperan su salud. El ayuno es el remedio universal más seguro y que nunca falla, la base de todos los caminos hacia la salud.

La conferencia fue entregada con sencillez y humildad, los argumentos tan convincentes y sólidos que su audiencia estaba convencida más allá de toda duda. El autor de esta carta agradeció al orador por su conocimiento y pidió a las personas presentes que siguieran el consejo de Ehret en la práctica. Mi propia experiencia personal con pacientes verifica las enseñanzas de Ehret y recomiendo de todo corazón su camino hacia la salud. Quien quiera mantenerse saludable o recuperar su salud logrará su objetivo en el menor tiempo posible. Todo médico sabe por experiencia que a los pacientes rara vez les gusta cambiar su dieta y, a menudo, odian las restricciones. Prefieren cultivar su enfermedad antes que seguir las nuevas pautas dietéticas. El ayuno es especialmente impopular, aunque no es una terapia difícil cuando se maneja correctamente. Recomiendo ayunar bajo supervisión médica constante debido a las posibles complicaciones para el profesional sin experiencia.

Dr. Katz


El experimento de colonia

Su triunfo hace que la medicina moderna se vuelva obsoleta y tendrá que cambiar su curso y sus métodos si no quiere perder su papel en la sociedad.

Dr. Katz
Stuttgart-Hohenwaldau, 18 de octubre de 191


Es de suma importancia educar al mundo sobre el ayuno y usted es el representante más competente del ayuno como método de curación.

Dr. Katz
Stuttgart- Hohenwaldau, 14 de agosto de 1911.


Honorable Sr. Ehret

Gracias por enviarme su libro «Kranke Menschen». El contenido de su libro me dio mucha alegría y estoy totalmente de acuerdo con usted. Es importante enfocar el tema con cautela porque la mayoría de las personas tienen una actitud hostil hacia su método, pero es la única solución, la única forma efectiva y segura para la salud.

Dr. Katz
Stuttgart-Hohenwaldau, 4 de noviembre de 1912.


Creo que convenceremos al mundo de que está mostrando el camino correcto y que, sin una verdadera etiología, una terapia segura es imposible.

Dr. Katz


Pienso muy bien en el ayuno como método curativo. En el próximo número de la revista «Die Hausarztin» (médico de cabecera) traeremos un artículo más extenso sobre su método.

Dr. Fischer-Dückelmann


Un gran interés en tu tema me hace verte. Sus nuevos conocimientos basados ​​en investigaciones empíricas realizadas en su propio cuerpo merecen la atención de todos. Su trabajo está aportando claridad a muchas cuestiones científicas.

Dr. K. En H.


¡Honorable señor Ehret!

He leído su carta (la lección de enseñanza relacionada con el ayuno y la dieta amucosa) inmediatamente con gran entusiasmo. Después de la tercera lectura poco a poco me calmé. ¡Tu método tiene más sentido que cualquier cosa que haya leído! ¡Realmente le pegaste al clavo en la cabeza! ¡Dios mío! Me pregunté: ¿Para qué estoy estudiando medicina? ¿Para convertirse en un cirujano? Espero conocerte pronto;

Respetuosamente

N.H., estudiante de medicina
Friburgo i. Breisgau, 6 de marzo de 1909.


El Sr. Arnold Ehret, conocido ex maestro de dibujo en la escuela secundaria de Friburgo i.B., lo conocía desde hace mucho tiempo como un hombre que está ayunando públicamente no por motivos sensacionales o materiales, sino por una profunda convicción interna e interés científico en un método de curación cuya eficacia para salvar vidas ha experimentado en su propio cuerpo.

Si una persona educada como Ehret demuestra públicamente la seguridad de los largos períodos de ayuno para el organismo humano, no es para impresionar a los espectadores, sino para promover un método de curación científico y empíricamente más significativo. El Sr. Ehret ofrece a todos los observadores científicos una conducta más concienzuda y, por lo tanto, verdaderamente válida de sus experimentos.

Dr. K. Bernold Martin


El Sr. Arnold Ehret, nacido en 1866 en St. Georgen, me contó hoy su intención de realizar un experimento de ayuno aquí en Zúrich. He recopilado información sobre sus experiencias previas en este asunto y los detalles específicos del experimento planeado. Llegué a la conclusión de que el Sr. Ehret tiene los conocimientos y la experiencia necesarios para llevar a cabo ese experimento.

También creo que tal experimento realizado con cuidado y sin excesos merece la atención del público y tendrá un efecto positivo en la opinión pública.

Dr. M. Bircher-Benners Sanatorium
Lebende Kraft (Lifeforce)
Zurich, Keltenstr. 8


Con mucho gusto, atestiguo, según mi experiencia, que es posible ayunar 50 días con 10 días de ingesta de agua, si alguien tiene la capacitación en esta área. Su empresa tiene un alto valor científico desde el punto de vista médico y biológico.

Respetuosamente,
Dr. Mader, Sanatorium
Bad Gesundbrunn


Conozco al maestro de secundaria Arnold Ehret en Friburgo desde hace ocho años. Yo era su médico cuando sufría de problemas renales crónicos, neurastenia y complicaciones cardíacas. Fue un placer ser testigo de su curación. El Sr. Ehret y otros pacientes demostraron el gran valor de las curas de ayuno administradas metódicamente que, por supuesto, deben ajustarse a cada caso individual. No hay reglas rígidas aquí, pero si el arte creativo de curar a través de la guía de un médico experimentado.

Es de interés público presenciar los efectos genuinos de un ayuno para mostrar las posibilidades y la seguridad, los cambios fisiológicos de este método y, por lo tanto, alterar nuestras nociones falsas sobre nutrición, enfermedad y curación. Respaldo los planes de mi paciente anterior para realizar demostraciones públicas de ayuno bajo supervisión estricta en varias ciudades. Ehret es un hombre de absoluta integridad y su entusiasmo por la causa del ayuno garantiza la realización adecuada de tal promesa.

Dr. G. Riedlin


Conozco a varios pacientes que completaron una cura de ayuno de Ehret. Comían solo unas pocas manzanas y remolachas diariamente y perdieron un peso considerable mientras se mantenían en perfectas condiciones. Tales experimentos son interesantes porque muestran que el ser humano civilizado come demasiado. Sería conveniente para los médicos leer el libro de Ehret sobre el ayuno y, a pesar de las reservas que tengo, creo que señala el camino a las posibilidades de curar enfermedades válidas para todos. (Desafortunadamente su trabajo también contiene algunos malentendidos).

Prof. Dr. Carl L. Schleich
Berliner Tageblatt (Berlin Daily News),
Nr. 622, 8 de diciembre de 1913.


Traducido por David Gil para www.arnoldehret.info

Rate this post

You may also like

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies