El Experimento de Ayuno de 49 días, por Arnold Ehret

by David Gil
Getting your Trinity Audio player ready...

Traducido del original en Alemán para arnoldehret.info
Revisado y adaptado por David Gil e Irene Bueno

(Documento publicado en la revista “Espacio Vegetariano” en 1909: nº 19, 20 y 22, y en 1910: nº 1 y 2)

Arnold Ehret

Mi experimento de ayuno de siete semanas de este verano es la culminación de una serie de pruebas dietéticas que he realizado en los últimos 12 años, y cuyos importantes resultados educativos traigo al público por primera vez. De hecho, mis éxitos han resultado tan favorables a la dieta vegetariana y especialmente a la dieta de frutas que es hora de presentárselos a los vegetarianos.

Cuando me convertí en “artista” al incluirme en el Panóptico de Castan en Colonia (Alemania) en una celda de vidrio sellada por el Notario Real Dorst, y después de haber sido observado por el público día y noche, me expuse al prejuicio general a través de esta exhibición por tres importantes razones. En primer lugar, para protegerme contra la tentación de comer alimentos sólidos, en segundo lugar, para obtener una prueba oficial de que no hago uso de ningún rastro de alimento sólido. Y dar fin a los tiempos en que uno ayunaba como un ermitaño en el bosque para así encontrar la Fe. Tercero, llevar la doctrina del ayuno al público en general.

Panóptico de Castan 1902

Así, el 26 de junio de 1909, a las ocho de la noche, después de dar una conferencia sobre los efectos del ayuno en el cuerpo humano, quedé encerrado y sellado en la célula mencionada anteriormente. Para mi pasatiempo, había llevado libros, revistas, utensilios de escritura, equipos de dibujo y pintura. Además, había recibido 125 litros de agua Birresborner, que, además, tenía que servirme incluso como agua de lavado. También había una buena cama en la celda, ya que es muy importante descansar bien y dormir, esto es más necesario que la comida, de lo que hablaré más adelante. También disponía de: una balanza automática, un ventilador eléctrico portátil y un calentador eléctrico. Mi ropa consistía en un traje antimoda de corte propio.

Mi celda medía 3 metros de alto. Se componía de paredes de vidrio con una altura de 1,60 metros colocados sobre una base de yeso de 80 cm de alto. En la parte superior de los cristales había un hueco de 60 centímetros de altura donde estaba colocada una rejilla para evitar la entrada de insectos, y que permitía el acceso del aire. Para permitirme enviar y recibir correspondencia, se realizó un corte en un lateral del tamaño de una hoja de sierra, siendo tamaño suficiente para que pudiera entrar una postal. La única forma de hacer llegar al interior una carta era abrirla y deslizar las hojas de una en una a través de este hueco.

Tenía la intención de ayunar durante 55 días, pero tuve que detenerme después de 49 días porque estaba sufriendo por unas condiciones muy poco saludables. La falta de luz y aire fresco, pero especialmente la falta de descanso y sueño, hizo que este experimento fuera mucho más difícil para mí que los anteriores, los que había hecho con total libertad. El aire fresco es el primer y más importante alimento; si es abundante, entonces la disminución de la fuerza durante el ayuno es mucho menor. Pero en el Panóptico, hubiera arriesgado mi vida si hubiera inhalado el aire que se estaba produciendo por el número inesperado de espectadores en la sala en los últimos dos días. Por lo tanto, exigí la apertura de la celda después de 49 días. 

Un periódico local escribió sobre esto:

«Después de 51 días de ayuno, ayer por la noche, la liberación del artista del hambre Arnold Ehret, alias Num Nafar, de su «invernadero» notariado tuvo lugar en el Panóptico de Castan. Sin embargo, como se sabe, siempre suceden los hechos de manera diferente de lo que se piensa. La dirección del Panóptico también tenía que saber esto, e, irónicamente, el “hombre que puede dormir” (Num Nafar en árabe) debe ser a quien le dé noches de insomnio. Sin embargo, la capacidad de dormir, como se expresa en el término “Num Nafar”, últimamente solo ha tenido un significado teórico. En la práctica, el comportamiento inadecuado de muchos visitantes nocturnos ha perturbado durante bastante tiempo el sueño de Num Nafar, que era tan necesario para llevar a cabo el experimento, y esta circunstancia probablemente se deba principalmente al hecho de que el artista del ayuno no haya alcanzado su objetivo. Las perturbaciones críticas de su bienestar adquirieron un carácter amenazador el sábado pasado, por lo que la dirección, en su sentido de responsabilidad, se sintió obligada a acudir a un médico y ser examinado en la célula de Num Nafar después de la certificación notarial. El consejo médico fue lo más pronto posible en la terminación inmediata del ayuno de 49 días. Sin embargo, la fuerza de voluntad tenaz de Num Nafar no se sometió inicialmente a la directiva, pero exigió que el experimento continuara hasta su expiración. Solo, tan pronto como el notario volvió a sellar la célula, de nuevo surgieron crisis nerviosas que derrotaron incluso la energía de un Num Nafar. (Consecuencia de la visita masiva de los últimos días, A.E.) Así, se liberó dos días antes de la cita prevista. Pero las cuarenta y ocho horas que faltan no pueden disminuir el asombro que nos hace disfrutar del ayuno de Num Nafar, que pudo abstenerse de cualquier alimento durante los 49 días.»

Se puede ver en esto que mi energía todavía no me había abandonado. Pero todo tiene sus límites. Establecí un nuevo récord mundial sin precedentes en ayuno a los 49 días, superando al “famoso” artista del hambre profesional Riccardo Sacco que se llama a sí mismo Campeón Mundial del Hambre sobre la base de un experimento de 47 días en Wroclaw. Él quiere ayunar ahora 55 días para vencerme. Debería calmarse y no preocuparse por mi competencia, ya que no hago el ayuno profesionalmente, sino por razones puramente científicas, y también decido hacer grandes experimentos de manera pública. 

Aunque el Panóptico había enviado a la profesión médica las circulares de Colonia con algunos informes médicos, que mostraban la fiabilidad y el realismo, así como el valor científico de mis experimentos, solo uno (el Dr. M.) estaba abiertamente interesado en él. Sin embargo, después de eso, sus órdenes se han vuelto desastrosas en la medida en que se me cortó la oportunidad de probar mi dieta ya probada (bebidas y alimentos) después de ayunar. La consecuencia de esto es que, al momento de escribir este ensayo, todavía no estoy del todo bien, mientras que por el contrario, en un ayuno anterior de treinta y dos días, al día siguiente volví a estar alerta.

Vuelvo en la segunda parte, la teórica, más específicamente sobre la dieta después del ayuno como remedio. Solo quiero decir que el momento más importante y más peligroso de todo el experimento radica en esto, y que, sobre todo, el diletantismo en las curaciones de ayuno debe ser definitivamente advertido. A menos que un profesional u otro buen profesional haga los arreglos exactos para supervisar la cura, según la enfermedad, el número de días de ayuno, la individualidad, la temporada, etc., existe un peligro mortal asociado con él, especialmente cuando se pierde el miedo a los agentes irritantes, como los granos de café, alcohol, caldo, etc.

Por lo general, alrededor del día 11 al 13, aparecen los llamados tiempos críticos, ciertos estados de debilidad que, si se intensifican por el temor a la muerte del inexperto y del diletante que avanza a sí mismo, pueden ser cuestionables. Pero la condición no aumenta con el tiempo, ni siquiera se detiene, y por lo tanto, en ciertas circunstancias, puede volver a ser más eficiente en el día 17 o 18 que en el día 13. Así, en el día 17, en Colonia, pude levantar 14 kg con más facilidad que unos días antes. Por lo tanto, la pérdida de fuerza no avanza progresivamente con el número de días de ayuno hasta cierto tiempo, sino más bien se avanza en forma de curva. Sin embargo, desde alrededor del día 40 en adelante, se desarrolló un estado de debilidad duradero en Colonia. Sin embargo, creo que habiendo tenido el aire fresco, libre de polvo y con suficiente descanso, las fuerzas hubieran durado mucho más tiempo. A pesar de haber llegado a un cierto arte del sueño por autosugestión, no he podido dormir tranquilamente ni durante media hora durante los 49 días, ya que el Panóptico estaba abierto todo el día y la noche, al mismo tiempo que la audiencia me controlaba. Pero incluso el personal contratado, a pesar de mis repetidas solicitudes, fue tan despiadado en su ruidosa conversación como los muchos bebedores ebrios nocturnos. En los llamados “días críticos”, se destaca especialmente la gran caída espiritual, pero conlleva el peligro de que el principiante no supere la tentación de comer en su ansiedad y estado de ánimo si no tiene un practicante a su lado que lo levante moralmente de nuevo. Para el momento emocional, tener un practicante al lado, desempeña un papel más importante en una cura de ayuno, especialmente en una persona enferma, que en cualquier otra. Por lo tanto, esta cura debe ser dirigida y supervisada más cuidadosamente que cualquier otra. En realidad, solo muy pocos pacientes deben ser tratados bajo vigilancia constante. Pero entonces el éxito estará asegurado. 

Mi peso disminuyó en 18,60 kg en estos 49 días, gran parte de los cuales se debe al insomnio. Tomé agua en promedio 1 ½ litros por día. Aparte del agua mineral, había tomado un poco del té y, contra la sed y la tos, algunas tabletas de menta, que, por cierto, no se consideran en absoluto como un alimento. Apenas los usé. Así que viví durante 49 días con aproximadamente 60 litros de agua mineral en condiciones antihigiénicas e insomnio, causado por trastornos. El pulso y la actividad cardíaca permanecieron normales hasta el último día. En el transcurso de un año, he ayunado en total 105 días, atreviéndome a afirmar que puede que sean más, y que este experimento único que he realizado para mi Salud no solo no causó ningún daño, sino que incluso me benefició.

He sido vegetariano por 6 años. Durante aproximadamente dos años viví bastante estrictamente de frutas, incluso en el frío invierno. A veces, excepcionalmente, tomé, en parte intencionalmente con fines experimentales, en parte por indiferencia, un poco de carne, pero luego con la carne, vino o cerveza. Durante semanas antes del gran ayuno viví estrictamente vegetariano, casi exclusivamente de fruta, sólo que el café y el cigarro no lo dejé completamente. Pero para contrarrestar los prejuicios a este hecho, quiero señalar que pude resistir un intento de ayuno bastante extenso sin una pérdida sustancial de fuerza porque básicamente había comido cerezas cuatro semanas antes. Este hecho experimental puede sonar casi insano incluso en los oídos de los vegetarianos más radicales, y más aún en los oídos de un carnicero y un médico de la escuela. Pero, sin embargo, sigue siendo un hecho y demuestra más de mil volúmenes que, en relación con el metabolismo, la nutrición, el concepto de enfermedad, el ayuno y las capacidades del ser humano perfectamente sano, la verdad última está lejos de ser considerada.

En mis comentarios adicionales, haré observaciones bastante nuevas, en parte sin precedentes, basadas en hechos empíricos, y sobre todo intentaré probar que el ayuno no solo es el mejor, el más seguro y, lo más importante, el remedio más natural (sería: “el más natural remedio”), sino que esta es una contribución importante para la solución de todo el enigma humano, e incluso para el problema más importante que pueda existir para un ser humano. 

El filósofo de la “revalorización de todos los valores”, Friedrich Nietzsche, dice en un pasaje de sus obras: “Me jacté de decir esto con una frase que otro volumen necesita”. Otra declaración suya es: “Una supuesta verdad, que primero debe ser probada, es en sí misma dudosa”. Ahora expondré dos proposiciones que contienen solo el epítome completo de todo lo que vale la pena conocer, el alfa y el omega de toda sabiduría, porque una, si es correcta, revela la causa raíz de toda la maldad en el mundo, y la otra al menos revela la clave para la solución de todas las preguntas y enigmas y los medios por los cuales la vida humana puede prolongarse hasta llegar a una perfección paradisíaca en equilibrio físico y mental.

Las palabras de Nietzsche también se aplican a estas dos tesis: la naturaleza y composición de la sangre humana y el lugar de su preparación, el canal digestivo, debe ser el punto de partida, el factor decisivo, el factor determinante en todo el cuerpo, y además, el factor para reconocer la vida espiritual del ser humano. En realidad, esto es tan simple y evidente como cualquier verdad, especialmente en lo que respecta a las funciones mentales y espirituales, la forma de pensar y la visión del mundo en sí. No solo la construcción y la forma del cerebro determinan las capacidades mentales y espirituales, sino también la naturaleza de la sangre, que nutre el cerebro. Dado que en la actualidad los más sabios y los “más espirituales” están cegados con las cosas más simples, también se debe demostrar que lo son porque han perdido toda la Fe. Su desconfianza hacia la vida y la naturaleza, y todo su pesimismo, va tan lejos que, por ejemplo, ni siquiera admiten que ningún cocinero ni confitero del mundo pueda hacer algo más perfecto que una manzana o un plátano.

Tampoco quiero negar las evidencias como si abogara por un materialismo descaradamente descarado. Incluso soy un firme partidario de la primacía de la mente sobre la materia, que creo que he demostrado a través de mi gran esfuerzo de ayuno. Esta es la influencia determinante de tales efectos materiales sobre el alma y el espíritu, ya que aún no se han aclarado lo suficiente. Mis dos oraciones de contenido pesado son ahora:

1. Toda enfermedad, dolor, pena y sufrimiento, todas las pasiones, el alcoholismo (incluso la morfina y el consumo de tabaco), todo el “mal”, toda la lucha social, la desigualdad de las personas, la superpoblación, la guerra, la crueldad, la sumisión y la servidumbre también la de la mujer en la cocina, la deformidad humana, el envejecimiento y tal vez incluso la muerte misma, todos los errores filosóficos y morales, pero especialmente el pesimismo, en definitiva toda degeneración, proviene de varias circunstancias, pero sobre todo de alimentos erróneos, antinaturales y de comer en exceso.

2. El ayuno es el único remedio utilizado por la naturaleza, sin intervención humana, para compensar las consecuencias de la sobrealimentación, incluso los “pecados de los padres”, y sólo si está estrictamente combinado con la dieta puramente natural (dieta estricta). Manera infalible sobre la cual todos los males podrían ser erradicados del mundo.

Teóricamente, en mi experiencia, esto es verdaderamente cierto. Pero no creo que la humanidad pueda ser salvada por la enfermedad, ya que solo unos pocos tienen la energía para soportar este proceso natural de paso, que hasta ahora ha sido totalmente malinterpretado.

Antes de entrar en detalles, primero permítanme presentar mi material experimental, junto con algunos otros datos que arrojan luz sobre nuestros conceptos anteriores de enfermedad, nutrición, metabolismo, sueño, facultades físicas y mentales.

A la edad de 30 años colapsé bajo el sobrepeso, el trabajo y las consecuencias de la inflamación crónica del riñones. Durante años, había enseñado a casi el doble de estudiantes en una escuela secundaria que a mis colegas, y había dado muchas lecciones privadas. Mi madre padecía una enfermedad renal. Mi padre y mi hermano habían muerto por deterioro pulmonar varios años antes. A los 18 años, también tuve un catarro de pulmón preocupante. Después de que busqué en vano la ayuda de varios médicos y autoridades y que ya había sacrificado una fortuna, recurrí a la naturopatía y al vegetarianismo. Esto mejoró mi condición, y al menos me di cuenta de que la curación perfecta solo debía buscarse en esa dirección, incluso si todavía estaba muy lejos de estar bien del todo.

Durante mi estancia durante el invierno en Argel, probé a alimentarme con una dieta de frutas, pero tampoco avancé mucho más, porque no ayuné, comí demasiado y no conocía los tipos y las combinaciones correctas. Tales errores son también las razones principales por las cuales los representantes del vegetarianismo estrictamente natural, y de la dieta de frutas, son tan minoritarios. Por lo tanto, realizaré cursos teóricos y prácticos, especialmente aquí en Locarno, para formar un equipo de personas determinado que, hasta ahora, garantizo, estaría en condiciones de evidenciar la ridiculez de nuestros oponentes.

Comencé en Argelia con intentos de ayuno más pequeños y sufrí terriblemente por el gran abismo más insuperable, la llamada crisis, porque todavía tenía la idea de que la debilidad provenía de la pérdida de alimentos, este era el error fatal más grande, ya que a través de mis grandes esfuerzos y los logros posteriores descubrí  lo contrario. Un día, gracias a mi energía, superé la crisis, de la que en ese momento no tenía mucho conocimiento, y me puse a viajar en bicicleta, a pesar del hambre, la gran debilidad y el pensamiento de suicidio.  Esto significa, querer dominar la materia a través del espíritu y el alma, y sobre todo creer, es decir, tener Fe en la naturaleza y en la vida, o dicho de otra manera, si uno quiere reconocer en las palabras bíblicas el significado fisiológico: “Dios no quiere la muerte del pecador (transgresor de las leyes de la naturaleza), sino que quiere que viva”.

Después de solo media hora de viaje, noté que el hambre, la debilidad y el mal humor disminuían a medida que conducía. Cuando llegué a la ciudad de Blida (a 48 kilómetros de distancia), me sentí renacido, vivo, fuerte, alegre y lo más extraño fue que el hambre había desaparecido por completo. Solo apagué mi sed con algunas mandarinas, que prosperaban magníficamente en aquellas tierras. Pero, al darme cuenta de este hecho, de estos intentos realmente involuntarios, también me planteé los primeros pensamientos subversivos contra los principios de nuestra dieta en general. Dos meses después, fui con un deportista entrenado para viajar en bicicleta desde Argel a Biskra y Túnez (unos 1000 kilómetros) en menos de 14 días. Consideren que yo era ¡un ex candidato de la muerte!

De vuelta a mi hogar, las circunstancias me obligaron al “buen comer” otra vez. Hoy en día, es mil veces más difícil protegerse de comer alimentos que producen enfermedad que obtener alimentos satisfactorios. Me enfermé de nuevo. Ahora, junto con un joven amigo, el Sr. V., quien desde entonces ha sido mi discípulo y seguidor más fiel, decidí, a mi propio riesgo, crear una cura decisiva para la vida y la muerte, y para un futuro lejano, especialmente para escapar del “buen consejo” de los familiares. ¿En cuál de los muchos métodos y remedios de curación que también se ofrecen en nuestro hogar se debe confiar?

Después de siete días de ayuno y comida única, llevamos nuestras maletas durante 1 hora y cuarto hacia al tren (en La Croix, sur de Francia). Lo que antes nos hubiera sido imposible a los dos. Después de un ayuno de nueve días y dos comidas (tomando ahora las decisiones correctas), comenzamos una marcha desde Niza, a través del Col di Tenda, a Milán. Ambos nos sentimos tan vivos y fuertes, y con la llegada de la noche, el deseo de caminar  y el ánimo feliz aumentaron tan fabulosamente, que pudimos creer que un poder misterioso se había derramado sobre nosotros. No había sentido tal fuerza incansable ni en mi juventud más saludable, y nunca me quedé atrás en la marcha junto con mi amigo 12 años más joven que yo. Apenas podía creer por mí mismo que había sido previamente un enfermo terminal y considerado incurable. No comimos nada desde Niza. Sólo a las 11 de la mañana saciamos nuestra sed con una limonada en una taberna en las montañas. Ninguno de los dos sentíamos hambre. Así que continuamos nuestra marcha a una buena velocidad durante toda la noche, el día siguiente y la noche siguiente, descansando solo un breve tiempo y algunas veces, tomando algo de fruta o una limonada. No fue hasta que cruzamos un túnel en la carretera a medianoche, cuando apenas dormimos en un banco durante media hora, y eso fue suficiente para fortalecernos a los dos, tanto que estábamos más interesados en probar a hacer de toda la marcha un ensayo para ver cuánto tiempo alcanzaba nuestra fuerza y resistencia, hasta que se estableciera una sensación pronunciada de fatiga. Sin embargo, esto todavía no se había notado. Pero después de 56 horas de marcha, una tormenta nos sorprendió y, por lo tanto, tuvimos que utilizar el ferrocarril para llegar a nuestro destino, la ciudad de Milán. Desde Milán fuimos nuevamente a pie a Génova, sin visitar ninguna posada, y durmiendo al aire libre. Inesperadamente, nuestros poderes y la sensación de salud aumentaron con la nutrición de frutas puras. En Génova tuvimos que esperar varios días por nuestro equipaje, y esta ciudad, donde naturalmente teníamos que quedarnos en una posada, nos sedujo nuevamente a la llamada “buena comida”. Con esto, el ánimo alegre y la fuerza, especialmente conmigo, disminuyeron nuevamente por el malestar patológico, comenzando a dudar de todo.

Condujimos hasta Capri y allí decidí hacer la prueba de ayuno más memorable de mi vida y mi muerte. Ahora, en todas las circunstancias, quería saber dónde estaba la verdad. Preferí perecer antes que quedarme a medias en esta duda de incertidumbre donde nunca estuve ni del todo bien ni del todo enfermo. Esta es, de hecho, una condición típica, lamentablemente, obtenida por numerosos partidarios de la medicina natural y el vegetarianismo, que, si no me equivoco, han sido llamados “Kurjäger”.

Mi amigo ayunó durante 13 días en Capri, en una villa solitaria, a través de la cual él, con la ayuda de algunos otros consejos que le proporcioné y después de una dieta posterior, se curó de un tartamudeo hasta ahora incurable y de nerviosismo hereditario. Yo aguanté durante 21 días, durante los cuales estuve en una condición indescriptiblemente miserable durante los últimos 8 días, pero pronto fui recompensado por ello. Después de 3 días de ingesta de alimentos, finalmente no solo fui aliviado de mi enfermedad renal, sino que desde entonces he tenido una serie de logros físicos y mentales sobresalientes como nunca había soñado ni en mis mejores veinte años. Así que no solo recuperé mi salud, sino que mi aspecto también se vió rejuvenecido, como expliqué en mi folleto sobre las enfermedades del cabello, que ahora se encuentra en mi libro “Personas Enfermas”.

Marchamos por todo el sur de Italia y emprendimos un arduo viaje al este a través de Brindisi, Egipto, Palestina, Constantinopla, Hungría, Viena y Múnich, por lo que, por cierto, solo necesité 1.800 marcos en 14 meses y, sin embargo, he visto todo lo que me interesaba en mi viaje.

En un futuro cercano, se dan las siguientes muestras y hechos, que respaldan mis puntos de vista sobre el ayuno y la dieta de frutas. Con una dieta exclusivamente de uva sin pan, hice 150 sentadillas con los brazos hacia adelante, después de siete días de ayuno con cantidades muy pequeñas de fruta (algunos bocados al día) un baño de aire con la ventisca de la noche, combinado con 250 flexiones de rodilla y brazos hacia adelante en el calor de junio al mediodía frente a muchos espectadores, incluido un médico, y también una carrera continua de 2 horas y cuarto. El médico notó un aumento en la frecuencia del pulso de solo 9 golpes, mientras que yo anteriormente había sufrido problemas cardíacos graves. Esto, también, corrige un gran error de la fisiología, que se malinterpreta sobre la conexión entre la sangre y el corazón, que juega un papel importante en el ayuno. Como soldado, debido al nerviosismo (fui liberado en el undécimo mes de servicio debido a la neurastenia), era uno de los peores tiradores. Después de un ayuno de 7 días y una dieta de frutas de dos días, en un puesto en el puerto de Marsella, disparé con cartuchos Flobert sin necesidad de práctica previa, teniendo una puntería exacta, incluso estando en movimiento, que el propietario me dijo: “Monsieur, ever n’ai jamais vu comme ҫa” (“Nunca he visto nada así”). 

Realizando un duro trabajo agrícola, ayuné solo con agua durante 3 días y me cansé menos que los demás. A menudo, ayudé a realizar el trabajo más pesado de este tipo, que se sepa, segando hierba, con una dieta pura de frutas (cerezas) y bastante moderada, y no me supuso mucho esfuerzo. Durante varios años realicé pruebas dietéticas con grandes sacrificios, molestias e inconvenientes, que quizás aún no se hayan hecho de esta manera, y a través de los cuales he llegado a opiniones muy diferentes sobre el alcohol, el vegetarianismo, el café, etc. Lo más importante y decisivo fue la dieta de frutas y el ayuno. En Suiza, me sometí a dos intentos públicos de ayuno de 20 y 24 días, y en el norte de Alemania, uno de 32 días con agua del grifo (no mineral), que nadie había hecho antes. El intento de Colonia siguió ya 2 meses después. Basado en este material experimental, ahora iluminaré las dos tesis precedentes con más detalle.

Antes de pasar a la descripción de mi punto de vista peculiar y en parte nuevo, me gustaría recordar una serie de hechos que pueden hacer que cualquier persona pensante vacile en nuestra comprensión anterior de la nutrición, etc. El profesor Graham asegura en su “Fisiología de la nutrición” que Kaspar Hauser creció bebiendo agua y comiendo pan. ¿De dónde sacaba el nitrógeno y la cal para sus huesos? Está científicamente establecido que los fakires pueden enterrarse durante meses y mantenerse con vida sin necesidad de ser gordos, igual que sucede en un animal hibernando. ¿Dónde queda el metabolismo? La Iglesia católica tiene santos que han demostrado la evidencia de que durante años no han disfrutado de casi nada, excepto del agua y del anfitrión, que según los estándares modernos puede llamarse ayuno perfecto. La mayoría de ellos se hicieron muy viejos, y muchos no tuvieron problemas mentales ni físicos.

En el acuario de París, una serpiente salvaje capturada permaneció 3 años sin alimento vivo, y el zoólogo profesor Weissmann dijo que observó que un escarabajo fue capaz de vivir seis años solamente en contacto con el aire, y sin agua, hasta que pereció. ¿Dónde está el “metabolismo” que él solo se supone que es quien preserva la vida? Y el ser humano, la “corona de la creación”, apenas puede saltarse una comida por miedo a enfermar. ¡Recuerdo al anciano en el terremoto en Messina, que se mantuvo durante 28 días solo comiendo hierba!

Aún tengo que comentar más sobre conceptos e intuiciones importantes que se supone que están científicamente establecidas, incluso en el campo de la naturopatía, antes de empezar a detallar mis dos tesis. La enfermedad, que es un proceso fisiológico otorgado por la naturaleza que lleva al ser humano a luchar por su salud, que diluye los restos de comida, tejidos y células musculares podridas para ser eliminados a través de la sangre, es caracterizada hoy nuevamente por una visión pesimista y demoníaca, gracias a los “ilustrados” científicamente del siglo XX, que se jactan de no tener superstición, aunque temen a un solo bacilo más de lo que antes temían al mismo diablo. Sólo hay una enfermedad en este sentido. Incluso el cáncer, todas las úlceras y enfermedades exantemáticas, etc., son, por así decirlo, solo válvulas de emergencia, ayudas de la naturaleza, para recolectar sustancias desechadas y transportarlas al exterior, protegiendo así al paciente de la muerte. Todas las inflamaciones glandulares, engrosamientos, etc., son depósitos preliminares para mantener la sangre lo más pura posible, a pesar del suministro excesivo y constante de alimentos. Imagine esta comida mixta en el estómago de un hombre después de un rico banquete: sopa, carne, pasteles, arroz, pan, leche, etc., por lo menos de cinco a seis veces más cantidad de lo que sería necesario y, como resultado de la bebida constante, ¡Flotando en enormes cantidades de fluido! Uno se sorprende cuando se secreta tanta mucosidad (enfermedad pulmonar), y cuando todo finalmente se vuelve perezoso y purulento. El agua en exceso, un elemento de la vida, se vuelve fatal para las plantas, los animales y los humanos. En lo que respecta a las plantas y los animales, todo agricultor lo sabe, pero con respecto a los humanos, los abstinentes parecen haberse olvidado. En la sobrealimentación, considero que el vino y la cerveza dentro de unos límites modestos son buenos, porque el alcohol contrarresta a la ingesta de proteínas y grasas. El que se deja seducir por la comida) no recurre instintivamente a este “antídoto”, y Graham dice: “Un borracho puede envejecer, un glotón nunca”.

Por lo tanto, con todas las fuerzas de reserva, la naturaleza busca constantemente compensar la sobrealimentación y el suministro de componentes alimenticios incorrectos. Si ya no puede hacer esto, da una señal, llamada dolor, acompañada de mal humor, pérdida de apetito, fiebre, etc .; Por ejemplo, un dolor de muelas quiere decir: “No coma”. En lugar de obedecer, uno responde con aturdimiento y lagrimeo. Porque la gente de hoy, cuyo tiempo está ocupado solo por negocios y placer, no tiene tiempo para parar por la enfermedad, es decir, para ser más saludable. La alopatía y la cirugía de hoy se adaptan precisamente a esta humanidad. Con todos sus venenos y preparaciones de suero, solo se satisface la demanda real y la necesidad de la masa, que son mayoría. Los remedios suprimen la señal de advertencia y los síntomas del proceso de curación (enfermedad) hasta que se agotan las últimas fuerzas de reserva y se produce la muerte. Si uno capta el espíritu de la enfermedad correctamente, debe decir: “nunca es demasiado pronto para enfermar”. El ayuno es en realidad una enfermedad artificial. Solo cuando dejas completamente de comer, el organismo, al no ser molestado, gana la fuerza y el tiempo para, con sangre concentrada, excretar la “materia extraña”. Pero pronto se producirá un “agotamiento”, y esto no se produce por la falta de alimentos, así como la mayoría de los vegetarianos creen, sino únicamente por el auto-envenenamiento, especialmente de la sangre a través de la putrefacción disuelta en ella, que luego, si se hace correctamente, abandona el cuerpo bajo un hedor terrible como indica el Profesor G. Jäger. Tan pronto como esto sucede, se produce inmediatamente una mayor sensación de Vitalidad, sin la ingesta de alimentos. La debilidad, a la que llaman crisis o enfermedad, hasta ahora nunca ha sido bien entendida. Esta debilidad se vuelve aún peor para la mayoría de los que se hacen vegetarianos, debido a que ellos, durante la crisis, están eliminando los estimulantes, incluida la carne, que consumieron en el pasado de forma “alopática”. A lo que me refiero es que, esto significa «prevenir enfermedades» en un futuro, es decir, evitar la crisis o enfermedad futura. 

El vegetariano, que no come fruta pura y por lo general come demasiado, se queda a medias con la desintoxicación. Como resultado, hay un intento continuo de excreción en el cuerpo, y surgen estados periódicos de debilidad, que se interpretan erróneamente como malnutrición.

Las crisis no cesan, y la salud perfecta nunca se alcanza. Al haber finalmente desmentido este error sobre la enfermedad y explicarlo con claridad, lo considero como mi mérito. Aunque teorías similares han existido aquí y allá, es y sigue siendo incompatible con mi punto de vista, ya que si se queda conmigo no encontrará la desnutrición, recuerde que soy quien estableció el récord mundial en ayuno. Hasta aquí, el misterio de la enfermedad.

Estos errores muestran el por qué los primeros eruditos que fundaron esta ciencia no tenían un conocimiento profundo de la ciencia. Entonces uno enseña, por ejemplo, que el corazón es una bomba y causa la circulación de la sangre, que en mi opinión es el mayor error fisiológico que la mayoría de los naturalistas todavía recrean. Creo que el organismo animal puede compararse con un motor de gas, donde el aire y su oxígeno, a través de los pulmones, neumática y químicamente (ya que absorben oxígeno) ponen la sangre en movimiento. El corazón es la válvula, el regulador de este sistema de bombeo. ¿De dónde debería provenir la fuerza impulsora en el corazón, si fuera de otra manera? Esto solo podría explicarse metafísicamente, y uno ya no cree en tales cosas hoy en día. ¿No depende más bien la “marcha” del corazón del suministro de aire, así como de las influencias del calor y del frío? ¿No se detiene el corazón tan pronto como el aire entra en los pulmones? ¡Y al mismo tiempo el corazón debe ser la causa del movimiento de la sangre! Sin embargo, el corazón todavía late varias veces cuando cesa la respiración, pero solo hasta que cesa el estímulo ejercido por el aire respirado y la presión neumática se equilibra. Por la primera razón, un corazón extirpado de un conejo puede ponerse en movimiento nuevamente después de varias horas con solución salina o glucosa diluida. Esta teoría es una herejía científica sobre el propósito del corazón, sin embargo, es este error el principal culpable de la oscuridad todavía misteriosa que se cierne sobre todas las enfermedades, especialmente las del corazón.

Insisto en que también son gases internos, al menos fragancias, las que apoyan el funcionamiento del corazón y sostienen la vida. Las fragancias son las portadoras de la vida, que el profesor Jäger ha llamado “sustancias del alma”, solo con la diferencia de que apestan a la cultura del ser humano, porque provienen de materia orgánica de alimentos en descomposición. El que se alimenta con fruta, sin embargo, aparte del reemplazo quizás más necesario, mantiene su organismo en movimiento a través de aromáticas fragancias de la fruta. Estas son las energías reales y propias provenientes de la pulpa de las frutas y que están naturalmente destinadas al crecimiento de una nueva vida.

Esto me lleva a los puntos más importantes de la cuestión nutricional, en la que algunos vegetarianos están más atrasados que los comedores culturales. Lo esencial, lo realmente poderoso, de todo alimento es el aroma, y desde este punto de vista, todo lo que se cocina es casi inútil y solo un lastre. Mientras el organismo se enfrenta a este lastre, hasta que se excrete nuevamente, y no se ataque aún a las sustancias descompuestas, la persona que se alimenta con alimentos cocinados vive en realidad menos que la persona que se alimenta con fruta. Y es por eso que el Dr. Dewey tiene razón cuando afirma que miles de personas mueren de hambre aun comiendo todo el día. Desde estos nuevos puntos de vista, denominamos los siguientes como alimentos: aire, luz, agua, fragancias (especialmente las de las flores aromáticas), y los minerales de las frutas (que no han sido dañadas por la civilización). Se dice que Santa Catalina vivió durante más de 10 años en un jardín de rosas con agua dulce y ayuno, y el profesor Jäger habla con toda seriedad de una “terapia de aromas”. Ahora se vuelve más claro y más comprensible por qué la persona, llena de sustancias en descomposición y fermentación, se debilita después de un día de ayuno. No solo las sustancias que envenenan la sangre paralizan y cansan los nervios sensitivos y motores, sino también los gases venenosos, que se forman por su disolución en la sangre cuando se detiene el suministro de alimentos. Ahora también se vuelve comprensible por qué el faquir indio soporta un ayuno más prolongado, se alimenta principalmente de dátiles, igualmente de por qué sobreviví al ayuno más fácil, después de haberme alimentado principalmente de cerezas. Una persona perfectamente sana tendría que cansarse y tener hambre mucho más tarde, porque simplemente no “metaboliza” o casi no “metaboliza” como lo hace el ser humano civilizado.

“Dormir c’est manger” (dormir significa alimentarse) significa que dormir es más importante que comer. Un perro puede soportar 60-70 días sin comer, pero solo 10 días sin dormir. Nadie dirá que sería más fuerte comiendo continuamente, mientras que en un breve y reparador sueño podrá liberarse de la fatiga severa. El arte de dormir es mucho más importante que comer, especialmente en caso de enfermedad.

Con estas explicaciones, pero especialmente a través de mis pruebas de ayuno, creo haber abierto una brecha en cuanto a los conceptos científicos del metabolismo del hombre, aunque la Ciencia Nutricional no considere la cantidad de alimentos son consumidos. Por lo tanto, aparecen nuevos puntos de vista para la aplicación de la dietética puramente natural, así como la terapia nutricional, que también es la única curación estrictamente natural, para establecer, mediante la cual el ser humano puede alcanzar la salud paradisiaca del edén y los deleites inimaginables.

Hago una pequeña pausa en el lado fisiológico de mis tesis porque me parece muy importante.

Ahora tengo que explicar que los “males espirituales” de la humanidad también brotan de la misma fuente que las enfermedades físicas. Más bien, sería necesario probar que la primera y todas las demás manifestaciones de degeneración en mi tesis se derivan de la enfermedad y, por lo tanto, de la sobrealimentación y la desnutrición. Hay muchas otras causas y circunstancias que deben considerarse por la enfermedad en sí, así como por todos sus efectos secundarios. Lo sé muy bien. Hasta ahora, estos últimos sin embargo, aunque más leves, deben recordarnos el significado del estómago como la “Forja del Destino”. (“El hombre es lo que come.-Feuerbach) 

Estrictamente hablando, las palabras no pueden probar nada. Solo los hechos son concluyentes, y aquellos que han logrado los hechos deben exigir la creencia en ellos. Incluso la ciencia exacta debe reconocerlo. En este sentido, toda la ciencia de los estudiosos, excepto los hechos de experiencia, es solo conocimiento indirecto, es decir, Fe, con la única diferencia de que las “autoridades” relevantes no deben ser el Papa, pero al menos el profesor y el médico deben ser considerados “infalibles”. Verán, el sistema es siempre el mismo; Sólo los nombres, las personas y los gobernantes cambian. ¡Ay de quien se atreva a dudar de los dogmas de los sabios! Él está “quemado”, como antiguamente, pero espiritualmente, es decir, silenciado.

Mis experimentos y mi concepción de la enfermedad muestran que no hay una persona perfectamente sana. Lo que la patología nerviosa y cerebral de hoy en día denomina “enfermedad mental” también se aplica a mi opinión, en la medida en que ya he mencionado que el disfrute de la carne produce la necesidad de alcohol y, por lo tanto, también es la causa del alcoholismo y la mayoría de las enfermedades mentales, mientras que nunca vas a ver a un vegetariano morir de ganas de alcohol. Es bien sabido que las personas a menudo se enferman mentalmente y hasta se vuelven locas en el ayuno involuntario, por ejemplo, durante el asedio de París. Aquí, como experimentador, tengo que establecer nuevamente que esta influencia patológica en la mente solo se hace evidente cuando se ha comido mucha carne antes del ayuno, es decir, cuando, por lo tanto, los venenos cadavéricos de alimento residual permanecen circulando en la sangre y el cerebro. En la intuición científica de que “te alimentas de tu propia carne” mientras ayunas, el Dr. Kellogg argumenta que el 70-80 por ciento de esta carne es agua y que, según mis declaraciones anteriores, es probable que solo las células enfermas de la carne sean atacadas, como lo demuestra el hecho de que contra más perfecta es la salud, la pérdida de peso es menor en el caso de la abstinencia de alimentos (faquir). Con los síntomas psicopáticos extremos (alcoholismo y autointoxicación por venenos propios del cuerpo), que son también influyentes, aunque sea indirectamente, demuestra que la ingesta de alimentos erróneos y la sobrealimentación afectan al estado de la mente. Pero lo que es extremo como verdad también es verdad en lo pequeño. Este es un pensamiento correcto, un conocimiento “inmaculado”, la razón pura del ser humano, se puede cuestionar tan pronto como los primeros rastros de células descompuestas o material alimenticio o de estimulantes (venenos) giran en la sangre y en el cerebro. El filosofar, toda indecisión y cuestionamiento, la ciencia en sí, y especialmente la medicina, si es que la hay, (ya que la curación fue, es y siempre será un arte) se verían en sí mismas como fenómenos patológicos. Aunque son necesarios para la humanidad de hoy, son básicamente perjudiciales para la salud física y mental, y ese es el factor decisivo. Todo lo que hoy se llama “progreso” está en última instancia al servicio del declive. El mismo Nietzsche llama “decadencia” a toda la filosofía y al aclamado Kant le llama “el mayor impedimento intelectual de su siglo”. Mauthner escribe dos volúmenes para demostrar que el lenguaje ha traído la confusión babilónica, que nadie entiende los libros que llenan nuestras bibliotecas, y que todas las preguntas sobre la existencia se contestan con un “sí”, tanto como con un “no”.

Cualquiera que haya sido informado de las últimas investigaciones y corrientes intelectuales sabe que todo este conocimiento aparentemente fijo ha sido sacudido, incluso en la ciencia más moderna. Muchos estudiosos, incluso los modernos, han llegado a la conclusión de que no podemos saber nada y no sabremos nada (ignorabimus). Y yo digo que no necesitamos saber nada. La humanidad lo necesita por su supuesto progreso, pero el ser humano no lo necesita. ¡Vaya ciencia, si todo equivale nuevamente a error y nocividad, y el pensamiento mismo es patológico, siempre que el hombre no esté completamente sano! Pensar significa hechos, comparar observaciones, vincular de manera lógica. Todas las visiones del mundo y las ciencias sufren porque no miran al mundo, es decir, no artísticamente como un “fenómeno de revelación integral”, sino que todo, incluso los organismos, los derriba y los mira a través del microscopio. Volveré a la “revelación sobrenatural” como los únicos pensamientos sanos y útiles del ser humano.

Incluso el “enigma del mundo” de Häckel, lo que fue el hombre prehistórico, lo resuelvo mediante un experimento. Denme un grupo degenerado física y mentalmente. Ponlos en el bosque para hablar de Rousseau, y hacer una dieta saludable a través del ayuno y la fruta. Luego se verá si descienden a ser medio monos sin la “bendición” de la cultura, o si no eclipsan todo el “presente” en belleza, energía e inteligencia.

Cuando el ser humano se apartó del único alimento apropiado con la Caída, comenzó toda la miseria de su existencia; esto es exactamente lo que dice la Biblia. Con la ingesta de alimentos equivocados y en exceso también suprimimos la autolimpieza, es decir, se inicia el proceso de la enfermedad, y que es solo generado a través del aumento de la cantidad de estos alimentos, por estimulantes y más tarde por medios alopáticos controlados, que significa, mantener latente la enfermedad.

Con respecto a las causas de la enfermedad, hoy existe una gran confusión y una profunda ignorancia. Pero en lo que respecta a todas las cuestiones espirituales de la existencia, y especialmente a las causas del “mal”, del “horror”, etc., nuestro tiempo supera a todos los demás en confusión, contradicción y oposición, como ya he demostrado. Sin embargo, solo puede haber una verdad y una respuesta para todos los por qué, los cómo y los donde.

La cultura y la propiedad no fueron necesarias hasta que el ser humano comió demasiado y de manera incorrecta, y el primero en cercar un pedazo de tierra no fue el primer delincuente (Nousseau), sino el primer humano civilizado. Hizo esto para protegerse a sí mismo y a sus muchos hijos del hambre, que les había causado como resultado del impulso sexual alimentado por comida errónea. Esto “mezcló” su comida y mezcló su “pensamiento”, dando así su carácter. Fue “refinado”, es decir, inventó los medios para cubrir su “desnudez” y engañar a sus vecinos, que quizás aún estaban desnudos, especialmente para ocultar su identidad sexual, ya que su belleza también había sufrido a través de la comida equivocada. Este fue el nacimiento de la industria de la ropa, un enemigo para los amigos del desnudo. Hoy la experiencia aún nos revela la conexión entre la belleza y la comida.

Al mismo tiempo, la libertad, la igualdad y la fraternidad terminaron con la propiedad. Cuanto más posee uno, más se “obsesiona”. La desigualdad humana no proviene, como piensa Nousseau, de la desigualdad de la propiedad, sino de la desigualdad de la nutrición. Sin embargo, esto solo puede ser igual con el alimento biológicamente correcto, y eso es la dieta de frutas. Así que la cuestión social nació con comida errónea, y nunca se puede resolver, al menos no en el sentido de socialismo o anarquismo, porque el estado del futuro es la igualdad de los seres humanos, no solo en términos de la ley, sino especialmente en relación con ella, en sus propiedades, como requisito previo. Que los vegetarianos en sus puntos de vista son tan diferentes y tan polémicos no refuta mi afirmación; porque justo debajo de ellos, hay más matices en la dieta. Un pueblo industrial nunca se alimentará de frutas. Esta es la verdadera razón de la utopía del “estado futuro”, un indicador para los entusiastas sociales.

El aumento adicional en la ingesta de alimentos, el descubrimiento de estimulantes, especias, tabaco, café, alcohol, etc., se ha sugerido para estimular un cuerpo debilitado bajo la carga de comer en exceso y sacarlo “a flote”, lo cual es habitual en los que practican dietas muy restringidas. El impulso sexual, que ahora es especialmente fuerte, produjo las primeras “personas”, y con este aumento de la fraternidad en el sentido natural y ético se quebrantó cada vez más. Pero esto requería un dictador, para el cual nació la persona más bella, más fuerte, más noble y más inteligente. Este fue el que se desvió menos de la ley de la nutrición natural, cuyas venas son nobles, es decir, recorridas con Sangre pura. Así apareció el primer gobernante, y con él también siervos y servidumbre, el “Derecho divino de los reyes”, el primer estado. Pero también la sangre del príncipe degeneró por una razón conocida y así se hundió su poder de soberanía. Algo más compite contra él. Las personas se separan, los pueblos, los estados y, por lo tanto, la guerra surge de la disputa por la tierra y la propiedad con fines alimentarios. Ahora se necesita un código social y moral, y el vencedor en la guerra se llama “malvado”, el más fuerte en la lucha por la existencia—una gran lección para los moralistas, los cazadores de la paz y los opositores anti-Nietzsche. La gente se está convirtiendo en una nación, y la industria es necesaria para aumentar los alimentos y su transporte, mientras que hasta ahora el campo “maldito” había causado él solo el desastre. Ahora la comida y los estimulantes y, por lo tanto, la regulación del instinto sexual es “refinado”. El resultado es la prostitución—una institución para el “apóstol de la moral”. Quedan mil veces más insatisfechos por el “hambre de amor” que por la necesidad de comida. En cambio, más se come y más se bebe. En el dicho de que uno puede vivir a base de aire y amor, hay una chispa de verdad.

Ahora se deben fabricar cada vez más alimentos hervidos, fritos, horneados y tanta comida que las tres cuartas partes de toda la humanidad y sobre todo el sexo femenino se han esclavizado completamente a este trabajo. Por otro lado, he calculado sobre la base de largos experimentos que diez árboles frutales cultivados adecuadamente en el clima de Europa Central pueden alimentar permanentemente a una familia de cuatro con muy pocos ingredientes. Uno observa: el “paraíso” puede ser suyo; solo necesitas quererlo Físicamente, toda la agricultura es una tontería, porque además de los estimulantes innecesarios, a los que también sumo la carne, producen esencialmente carbohidratos, que el organismo primero tiene que convertir en glucosa, pero esta glucosa se puede encontrar directamente en las frutas, sin esfuerzo y sin el “sudor de su cuerpo” (Genesis 3, 17 y 18). Además, son solo los carbohidratos (alimentos con almidón), cuyos residuos en la mucosidad intestinal y en el estómago, forman focos patológicos—¡una condición para los comedores de pan, los vegetarianos y hasta los economistas!

El Dr. Weininger, cuyo libro “Sexo y carácter” ha despertado tanta atención como pocas veces, demuestra que solo hay un genio, el genio universal, y ese es el fundador religioso. Todos ellos han ayunado, para alcanzar así la “revelación de la sabiduría divina”. Expresados en términos modernos y racionalmente, esto significa que, en el aire puro de la montaña o el aire del desierto, se exponen a procesos de enfermedad voluntarios e inducidos intencionalmente a través de la abstinencia de los alimentos, hasta que, en el sentido de mi opinión, la última célula patológicamente descompuesta se haya eliminado. Solo en este estado se produce una actividad cerebral perfectamente pura y la recepción de pensamientos valiosos, como si fuera un proceso involuntario e instintivo del más alto conocimiento de todo, que los poetas de los tiempos poderosos llamaron “inspiración”. Esto es “revelación sobrenatural” en el sentido natural, fisiología del pensamiento sano del genio universal y fundador de la religión, que, según el Dr. med. Weininger sabe todo lo que vale la pena saber sin haberlo aprendido. Al mismo tiempo, las cualidades físicas y mentales de un grado más elevado ocurren con estas habilidades. Hablaré sobre eso con más detalle y más profundamente en otro momento y discutiré con más detalle mis habilidades hasta ahora ocultas, aunque modestamente logradas. Esto es solo una sugerencia para los creyentes en los milagros y también para todos los negadores “iluminados” y “modernos”. Discutiré esta cuestión trascendental en otra ocasión, ya que no es tema de este ensayo, aunque puede constituir un problema biológico y, por lo tanto, dietético, por absurdo que parezca. Al menos esta pregunta no se descarta con la frase moderna de la “nada oscura”, que en realidad expresa un solo deseo de que así sea, porque a pesar de toda la llamada iluminación, uno no está seguro de eso y lo afronta con un “no tocar”.

Creo que he hecho justicia a mis declaraciones anteriores en la medida en que el espacio lo permite. Es indiscutible que la fuente de la solución de las preguntas más elevadas y valiosas de la existencia existe aquí. Como representante moderno del ascetismo, difiero sustancialmente de los ascetas de todas las épocas. Me he dado cuenta de que el ascetismo (ayuno) no es un fin en sí mismo y, si se lleva a cabo a fondo, es necesario solo una vez, por lo que solo uno se vuelve física y mentalmente perfectamente sano y, por lo tanto, solo satisface los placeres sensuales, que la humanidad de hoy no tiene idea. También difiero de otros representantes que van en esta línea en que no quiero convertir a todo el mundo, a la humanidad, porque esto es una clara imposibilidad para mí. Aquí se abre un nuevo mundo solo para unos pocos. He llegado ya a su puerta e intentaré, en la medida de lo posible, ir más lejos, porque en esta dirección reconozco el objetivo establecido para el ser humano por la ley de la naturaleza. Me gustaría saludar a aquellos que quieren acompañarme en este objetivo de una existencia incondicional, libre de misterios y, sobre todo, libre de enfermedades, y si aún no “cree”, le invito a la escuela del experimento y experimentará que lo increíble se hace evidente.

ARNOLD EHRET

Traducido del original en Alemán para arnoldehret.info
Revisado y adaptado por David Gil e Irene Bueno

Documento registrado: 2005043868998
Todos los derechos reservados ©

Únete al grupo de facebook VUELTA AL PARAÍSO FRUGAL, compartimos información sobre cómo llevar correctamente este sistema dietético a través de una dieta de transición adaptada a cada individuo. Puedes seguirnos a través de este enlace: https://www.facebook.com/groups/mucusless

Canal de David Gil en YouTube sobre la historia de Arnold Ehret
https://youtube.com/syntropia

Canal de Irene Bueno en YouTube sobre la practica del SCDA
https://www.youtube.com/channel/UCX_G51t0dyTp5rgZ4vYu7WA

Chat sobre Arnold Ehret y su Sistema Curativo por Dieta Amucosa
https://t.me/arnoldehret

5/5 - (2 votos)

You may also like

1 comment

¿QUÉ ES EL CÁNCER? por Arnold Ehret 4 febrero, 2021 - 9:59 pm

[…] ¹ Puedes leer este artículo mencionado por Ehret en su libro Ayuno Racional para el Rejuvenecimiento Físico, Mental y Espiritual que si tenemos disponible en https://arnoldehret.info/libros² Libro “Personas Enfermas” disponible en https://arnoldehret.info/libros³ Una prueba de un ayuno de 49 días, “Vegetarische Warte “1909/10 disponible en https://arnoldehret.info […]

Reply

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies