La confusa muerte de Arnold Ehret. Datos y documentos del fallecimiento.

by David Gil
Getting your Trinity Audio player ready...
Vista exterior del hotel Angelus

Arnold Ehret falleció el 10 de octubre de 1922, justo al terminar de dar una serie de cuatro conferencias sobre “La Salud a través del Ayuno”, en el Hotel Angelus, entre las calles Spring y 4ª sobre las 11:00pm y las 11:30pm. Según fuentes oficiales, en el certificado de defunción se detalla que la causa del fallecimiento fue por una fractura del cráneo a consecuencia de un fuerte golpe. En esos días la gran afluencia de vehículos filtraron una cantidad importante de aceite sobre la zona pavimentada en frente del “White Garage” en la calle Oliva, que en su totalidad fue también empapada de aceite y además humedecida debido a la niebla pesada de esos días.

Según las declaraciones de su socio y editor Fred S. Hirsch, caminaba rápidamente por la calle mojada y escurridiza, en condiciones de niebla, donde en un último paso resbaló y se precipitó de espaldas sobre su cabeza. Hirsch estaba ligeramente adelantado cuando se volvió para tomar el codo del hombre que había salvado su vida siete años antes, desafortunadamente se encontró a Ehret tendido en la calle pero no fue testigo de la caída. La base de la cabeza de Ehret se golpeó con la parte del bordillo que daba junto a la calzada.

Benedict Lust, también amigo y editor de Ehret, comentó que iba caminando demasiado rápido hacia la estación de ferrocarril para subir al tren que le llevaba dirección a su casa, a las afueras de Los Ángeles, y que los zapatos de vestir que llevaba eran nuevos y pudo resbalar por la falta de familiaridad con el calzado.

Por otro lado, Carl Kuhn, editor alemán de Ehret en 1920, cuestionó si realmente su caída fue un accidente dando a entender que fue asesinado.

Fred Hirsch cayó al lado de Ehret para dar primeros auxilios mientras la mujer pedía ayuda. La ambulancia llegó rápidamente desde el cercano Hospital de Emergencias del Departamento de Policía ubicado en la 3ª con Hill. El médico que los recibió hizo un rapido reconocimiento al profesor Arnold Ehret y dijo: “Este hombre está muerto”.

Sylvia Saltman afirmó que la esposa de Hirsch, Lucile, le había contado que una mujer, posiblemente Anita Bauer, la autora de la biografía sobre Ehret llamada La historia de mi vida, acompañó a Ehret y a Hirsch esa noche. Saltman concluyó que Ehret había pisado aceite derramado en la calle en la noche que además estaba cubierta de niebla y esto provocó la terrible caída.

Al día siguiente, Hirsch ordenó un informe médico, conducido por la oficina del coronel del condado de Los Ángeles, que confirmó una fractura basal del cráneo como la causa de la muerte.

Una nueva versión sobre la muerte de Ehret la encontramos en un texto de Marc Ams, en el año 1982, donde afirma que Arnold Ehret fue victima de un atropello automovilístico siendo el causante de su muerte.

Funeral

Ehret fue incinerado en el cementerio Forest Lawn, Glendale en Los Ángeles. Las cenizas fueron introducidas en una bellota de bronce en Coleus Terrace.

El funeral de Arnold Ehret fue realizado el día 12 de octubre de 1922 a las 2 de la tarde en la capilla Pooth & Boylston Co. situada en el numero 1147 de la calle South Flower.

Recorte de periódico del 12 de octubre de 1922

Lugar donde se encuentran las cenizas

Las cenizas de Arnold Ehret se encuentran en el cementerio Forest Lawn Memorial Park (Glendale), en la ciudad de Los Ángeles, California, USA.
Está ubicado en el nicho 1096 dentro del Gran mausoleo; Coleus Terrace, Coleus Columbarium que es la columbaria amurallada a lo largo de la escalera entre la Terraza Begonia y la Terraza Dahlia.

Certificado de defunción.

A continuación se muestra una copia del certificado de defunción oficial que fue realizado el día 11 de octubre de 1922 y archivado en la Sala de Registros de la Oficina del Registrador del Condado de Los Ángeles, donde indica que su muerte fue a consecuencia de una caída accidental en la cual se fracturo el cráneo:

Ya han pasado muchos años desde aquel trágico suceso, pero aún el fallecimiento no queda nada claro entre la comunidad ehretista. Las sospechas de que el brillante profesor fue asesinado están presentes. Como ya sabemos, Ehret era un hombre muy importante gracias a sus poderosos éxitos curativos y su influyente y revolucionario estilo de vida. Esto provocaba una amenaza a la industria médica, cárnica y láctea. Por ello, muchos seguidores afirmaban que el juego sucio estuvo presente en el fallecimiento de Ehret. También debemos referenciar que sus escrituras acerca de la religión y la familia generaron demasiada controversia. Hirsch tubo que hacer frente a numerosas batallas legales con las autoridades médicas de diferentes lugares del mundo sobre la «teoría de la mucosidad» y el laxante Innerclean.

Con toda esta información expuesta, cada uno puede sacar sus propias conclusiones. Pero a lo largo de la historia podemos comprobar como personas que llegan a ciertas conclusiones y pruebas reales, demostrando que no todo es como nos cuentan, mueren o desaparecen misteriosamente. Arnold Ehret fue uno de ellos.

Nuestro trabajo es mantener viva esta genuina información, dejada por el Profesor Ehret, que desmantela por completo todas las bases de la ciencia, de la medicina, de la nutrición, de la religión, etc…

5/5 - (4 votos)

You may also like

4 comments

Joaquín 22 noviembre, 2019 - 11:17 am

Felicidades. Me gusta toda la filosofía d la DIETA AMUCOSA.
Gracias
SALUD

Reply
David Gil 23 noviembre, 2019 - 6:31 pm

Muchas gracias Joaquín por el comentario.

Reply
Roxana Elena Roban 10 octubre, 2021 - 6:58 pm

¡Hola! Donde puedo encontrar este texto de Marc Ams?

Reply
David Gil 19 marzo, 2022 - 8:46 pm

Hola! Tengo yo el texto en un libro antiguo que encontré.
Saludos. Gracias.

Reply

Leave a Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies